You are here: Home / What we do / land grabbing / Latest news / Construyendo apoyo político a nivel mundial para la soberanía alimentaria

Construyendo apoyo político a nivel mundial para la soberanía alimentaria

by Kirtana Chandrasekaran and Martin Drago — last modified Apr 19, 2014 06:26 AM

Del 7 al 11 de octubre tuvo lugar la 40 sesión del Comité de Seguridad Alimentaria (CSA) en Roma, donde participaron los coordinadores del programa de soberanía alimentaria de ATI uniéndose al llamado de los movimientos sociales a que los gobiernos apoyen las inversiones centradas en los pequeños agricultores y detengan la expansión de los biocombustibles.

¿Qué es el CSA?


Luego de la crisis mundial del precio de los alimentos de 2008, los movimientos sociales impulsaron la reforma del CFS para que se convierta en la piedra angular de la cooperación internacional en el área de la seguridad alimentaria y para empezar a sacar esas decisiones políticas de las manos de los organismos neoliberales como el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial del Comercio (OMC). En 2009 logramos reformas fundamentales que convirtieron al CSA en el espacio más importante, inclusivo y democrático para la gobernanza mundial de la seguridad alimentaria y nutricional. Al funcionar como organismo intergubernamental independiente, en la nueva estructura del CSA, la sociedad civil tiene un papel formalmente reconocido que le permite participar con el mismo estatus que los gobiernos en las reuniones y negociaciones gubernamentales. Aunque no se nos permite votar, tenemos la posibilidad de influenciar los debates y hacer que los gobiernos rindan cuentas con respecto a sus compromisos.


CSA 40


El pasado mes de octubre obtuvimos algunas victorias en el CSA al lograr que los gobiernos se comprometan a realizar inversiones que apoyen el papel central de los pequeños productores en la agricultura y la seguridad alimentaria, a pesar de la gran oposición de países que impulsan la agricultura industrial, tales como Estados Unidos, Canadá y Australia. Pero tuvimos menos éxito en las negociaciones sobre el impacto de los biocombustibles en relación al hambre, donde durante muchas sesiones que se extendieron hasta altas horas de la noche, la industria de los biocombustibles pudo aplicar sus tácticas intimidatorias para que algunos gobiernos frenaran cualquier recomendación en contra del uso de biocombustibles basados en cultivos. A pesar de reconocer oficialmente el vínculo entre los biocombustibles y el aumento del precio de los alimentos y la inseguridad alimentaria en su texto político, gobiernos como el de Brasil, Argentina, Estados Unidos y Canadá lograron bloquear cualquier compromiso de acción.


El próximo año, el CSA discutirá sobre “inversiones responsables en agricultura”, donde la industria financiera y el agronegocio harán cabildeo para que los acaparamientos de tierras se consideren responsables. Más información: http://www.csm4cfs.org/ y en las listas de correo electrónico de ATI sobre derecho a la tierra y soberanía alimentaria: food_sovereignty@lists.foei.org y foei_landrights@lists.foei.org

Document Actions