You are here: Home / What we do / land grabbing / Latest news / La verdadera historia del derecho a la tierra y el Grupo del Banco Mundial

La verdadera historia del derecho a la tierra y el Grupo del Banco Mundial

by Mercedes Camps Gonzalez — last modified May 03, 2012 02:15 AM

3 de mayo de 2012 - En respuesta a las preocupaciones planteadas por Amigos de la Tierra Internacional y otras organizaciones sobre el impacto del acaparamiento de tierras, el Banco Mundial afirma que los acuerdos de arrendamiento de tierras en los países en desarrollo pueden reducir el hambre y la pobreza y construir una agricultura sustentable. Los hechos dicen otra cosa.

landgrab bulldozer¿El arrendamiento y la compra de tierras en los países en desarrollo tienen el potencial de mejorar la productividad agrícola y el sustento de los pequeños agricultores?

 

Una reciente publicación en el blog del Banco Mundial, en respuesta a las preocupaciones planteadas en nuestra campaña de acaparamiento de tierras, afirma que es una posibildad real. También es un tema tratado en la asamblea anual del Banco Mundial sobre tierra y pobreza. Sin embargo, los hechos dicen otra cosa.

 

Los recientes informes sobre acaparamiento de tierras muestras que en realidad el acaparamiento de tierras desplaza a miles de comunidades, provoca conflictos violentos, socava el sustento y no genera los empleos prometidos (Ver por ejemplo,Oxfam y the Oakland Institute). De hecho,  el propio informe del Banco Mundial

sobre acaparamiento de tierra no logra encontrar pruebas de los beneficios del acaparamiento de tierras. Sino que, en cambio informa que


 'muchas inversiones...no colmaron las expectativas y, en lugar de generar beneficios sustentables, contribuyeron a la pérdida de activos y dejaron a la población local peor de lo que hubiera estado sin la inversión'.

 

 

Los casos detallados por el estudio del Banco hallaron impactos terriblemente negativos, mientras que los beneficios permanecieron limitados a posibilidades teóricas. 


Hambre y pobreza

 

El Banco se aferra a la teoría de que los acuerdos de tierra, si son realizados adecuadamente, pueden disminuir el hambre y la pobreza y construir agricultura sustentable, aunque las pruebas demuestren lo contrario. La más reciente es la publicación de la mayor  base de datos de acuerdos de tierra realizados desde 2000. Los resultados del análisis de 1.006 acuerdos son sorprendentes.

 

Los inversores apuntan a los países más pobres con normas débiles de tenencia de tierra, sobre todo países pobres de África. El sesenta y seis por ciento de la tierra adquirida es de países cuyo índice de hambre es superior al promedio, combinado con un alto porcentaje del PIB que proviene de la agricultura. Sin embargo, casi dos tercios de los cultivos producidos no son destinados a alimentos. Esto no es todo. En todos los casos en que hay información disponible (393), la exportación es el principal fin de la producción. Los mercados internos son una preocupación marginal.

 

Surge una imagen clara y desagradable. Los inversores buscan países con acceso barato y fácil a la tierra para tener grandes ganancias y exportar alimentos. Pero esos países son los que corren mayor riesgo de padecer hambre. Como demuestra el análisis, la dependencia de los pobres de la agricultura en estos países implica que no hay muchos trabajos disponibles en otros sectores.

 

Si bien el Banco Mundial habla de 'ayudar a los pequeños productores a subirse a la ola del creciente interés en tierra agrícola', los pequeños productores son empujados al hambre y a la pobreza a causa del acaparamiento de tierras.

 


Cultivos de agronegocios

 

Los diez principales cultivos plantados en las tierras adquiridas dan una imagen clara del tipo de uso de la tierra:

 

1.Palma aceitera 16 M hectáreas

2.Jatrofa 14 M hectáreas

3.Maíz 8 M hectáreas

4.Arroz 6 M hectáreas

5.Eucalipto 5 M hectáreas

6.Caña de azúcar 5 M hectáreas

7.Árboles 4 M hectáreas

8.Caucho 4 M hectáreas

 

Todos estos cultivos son exigidos por varios mercados de materias primas que van de los agrocombustibles a los mercados de carbón, a los alimentos para animales, que proporcionan grandes ganancias para los agronegocios y los inversores que especulan con ellos. El maíz es un producto básico en África.

 


Agricultura insustentable

 

¿Qué sucede con la afirmación de la agricultura sustentable? La mayor porción de la tierra adquirida proviene de tierra forestada - 24% de todos los acuerdos y un 31% del área total. Los bosques están siendo convertidos en plantaciones por el acaparamiento de tierras.

El Banco Mundial pinta la triste imagen como una preocupación abstracta de la sociedad civil, mientras que al mismo tiempo continúa presionando para que haya más inversión en la tierra.

 

Menos de un mes antes de la conferencia de tierra del Banco Mundial, su Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI) anunció que proporcionaría seguros de riesgo político por 2,9 millones a Unifruit Ltd del Reino Unido, para la construcción de una granja de 1.000 hectáreas en el distrito de Etiopía proclive a la sequía que producirá frutas y vegetales para la exportación a supermercados europeos. Se trata de la más reciente medida de OMIG en la proteccción de los acaparadores de tierra.


Acaparamiento de tierra en Uganda: la participación del Banco Mundial

 

El Banco Mundial niega su participación en la expansión de la palma aceitera en Uganda. Sin embargo, según International Fund for Agricultural Development (IFAD):

 

'El Banco Mundial estuvo fuertemente involucrado en el diseño del proyecto y fue la institución de cooperación desde el comienzo y hasta agosto de 2004. Desempeñó un papel en facilitar las negociaciones entre el gobierno y el inversor privado (...). Ambas instituciones hicieron aportes importantes a la supervisión del proyecto, si bien se centraron principalmente en el Subproyecto de Palma Aceitera y le prestaron muy poca atención al Subproyecto de Aceites Esenciales'

El Banco Mundial además participó en las evaluaciones técnicas del proyecto y, según IFAD, sus informes de supervisión muestran un alto grado de compromiso y conocimiento del proyecto. El Banco pudo utilizar su influencia para promover las negociaciones en la selección del inversor privado y desempeñó un importante papel mediador.

 

 

Documentos del Ministerio de Agricultura de Uganda muestran que el Banco Mundial estuvo involucrado en la aprobación final del proyecto y en su lanzamiento. Hasta la fecha, la empresa involucrada, BIDCO, afirma  en su sitio web que tiene una asociación con el Banco Mundial.

 

Luego de que el proyecto estaba funcionando, el Banco Mundial se retiró por temor a que el proyecto no cumpliera con sus políticas internas de protección de los bosques, a pesar de que había amenazas planteadas por los estudios iniciales de impacto ambiental. La principal preocupación es que a través de décadas de apoyo a las políticas de tierra basadas en el mercado y a la agricultura industrial orientada a las exportaciones, el Banco Mundial haya establecido el escenario para el acaparamiento de tierras. Ahora, toda la conversación sobre la transparencia, la buena gobernanza y las inversiones responsables del Banco ocultan la terrible realidad que hay detrás.

 


Acceso a la tierra: un derecho humano

 

El acceso a la tierra y a los recursos ha sido reconocido desde hace tiempo como fundamental para asegurar el alimento y el sustento de las poblaciones rurales más pobres del mundo. Los movimientos sociales han advertido durante mucho tiempo que el acaparamiento de tierras priva a los campesinos, pueblos indígenas, pescadores y nómades de grandes extensiones de tierra y de ecosistemas para su uso actual y futuro, y hace peligrar sus derechos a los alimentos y su modo de sustento. Captura los recursos hídricos que existen, debajo y alrededor de esas tierras, lo que provoca una privatización de hecho del agua.

 

La violación de los derechos humanos es parte intrínseca del acaparamiento de tierra mediante los desalojos y la introducción de modelos de uso de tierra y de agricultura no sustentables que destruyen los ambientes naturales y agotan los recursos naturales, la negación flagrante de información, y la prevención de la participación local en las decisiones políticas que afectan a la vida de las personas.

 


¡Detengamos el acaparamiento de tierras!

 

Es por eso que Amigos de la Tierra Internacional junto con varios actores de la sociedad civil están haciendo campaña sobre el acaparamiento de tierras y apoyan la afirmación de La Via Campesina de que el Banco Mundial no tiene una participación legítima en las políticas de tierra. Exigimos que los gobiernos asuman su responsabilidad y tomen medidas urgentes para detener el acaparamiento de tierras, en lugar de escuchar a quienes lo promueven.

Document Actions