19

19/12/2009

COP15: Déficit de ambición

by Mercedes Camps Gonzalez — last modified 19/12/2009 09:13

Nnimmo Bassey, Presidente de Amigos de la Tierra Internacional resume las últimas dos semanas de negociaciones climáticas en Copenhague desde los acuerdos secretos al fortalecimiento del movimiento por la Justicia Climática.

nnimmo-camerasEn la segunda semana de la COP15, el camino acordonado creado para las largas colas de ONGs que intentaban ingresar al Bella Center generó una multitud de personas. El frío se estaba asentando, pero la gente presionaba para ingresar. 

 

La historia fue diferente los dos últimos días de la COP. El camino estaba desolado y en su lugar había una alfombra de nieve. Se había prohibido el ingreso al lugar a los observadores y los pocos con posibilidades de ingresar tuvieron que soportar largas esperas mientras los funcionarios de seguridad buscaban en largas páginas los bombres de quienes tenían autorizado el ingreso.

 

Dentro de la sala de conferencias el espacio más democrático parece ser el hall de entrada donde se realizada la inscripción de delegados. La atracción aquí es el gran logo de la CMNUCC en la pared donde prácticamente todos los delegados quisieron ser fotografiados como recuerdo de una conferencia de oportunidades perdidas. 

 

Dentro de las salas,  sucedieron más cosas a puertas cerradas que en el plenario. El Presidente danés de la COP pasó más tiempo denunciando textos filtrados o rumores de textos secretos en lugar de dedicar tiempo valioso a las negociaciones. Se colocaron obstáculos y vallas en el camino de los negociadores para asegurar que no se lograra un verdadero avance.

 

La CMNUCC erigió pancartas invitando a la gente a alzar sus voces por el cambio climático. Afuera en las calles, la policía danesa luchaba para asegurar que las voces disidentes fueran silenciadas.

 

miles exigen justicia climática

Si alguna buena noticia surgió de la conferencia de clima, es que el movimiento por la justicia climática está en aumento. El 12 de diciembre de 2009, más de 100.000 ciudadanos del mundo marcharon en el clima frío durante más de seis kilómetros por las calles de Copenhague para expresar su indignación con los políticos y líderes que se niegan sistemáticamente a actuar pero siguen hablando de cambio climático.

 

¿Se reducirían las emisiones? ¿Esto se haría en la fuente o mediante acciones realizadas en otras partes y no a nivel nacional? ¿Quién pagaría las medidas de mitigación que es necesario realizar en los países en desarrollo? Las naciones afectadas dijeron que los niveles de financiamiento necesarios para combatir estos impactos alcanzarían los 400.000 millones de dólares anuales. Con gran generosidad, las naciones ricas ofrecen aportar 30.000 millones de dólares para el período 2010 - 2020. Y luego aumentaron la cifra a 100.000 millones para 2020.

 

El Presidente Lula de Brasil, al dirigirse al plenario el día de cierre, se preguntó si las negociaciones tendrían que esperar a que los ángeles pusieran inteligencia en sus cerebros antes de poder llegar a un buen acuerdo. Su declaración sugirió que había falta de inteligencia. ¿Fue realmente falta de inteligencia o falta de voluntad de caminar por el sendero de la ambición verdadera?

 

tómalo o déjalo

Cuando el Presidente Obama subió al podio, afirmó que el cambio climático plantea un riesgo inaceptable para nuestro planeta. El mundo debería actuar en forma audaz para enfrentar la amenaza. Dijo que fue a actuar y no a hablar. Entonces, ¿donde estuvo la acción?

 

flood-crowdObama sostuvo que Estados Unidos cambiaría la forma en que genera y utiliza energía como un bloque necesario en su seguridad nacional. Además trabajaría para asegurar la disminución de la dependencia del petróleo extranjero. En definitiva, lo que dijo el Presidente Obama equivalió a una declaración de los intereses estadounidenses de que el mundo tenía que aceptar o dejar. No puso nada nuevo sobre la mesa.

 

Hasta la promesa de fondos para mitigación en los países más pobres fue realizada con una risita de que nadie que esperara ayuda debería escapar a la exigencia de responsabilidad.

 

Hablando de responsabilidad, ¿quién es responsable de los impactos climáticos en estos países pobres? La promesa del Presidente Lula de cumplir con los desafíos brasileros con fondos propios y la promesa de ayudar a los países pobres en sus esfuerzos de tomar medidas de mitigación brilló en los oscuros pasillos de las negociaciones de Copenhague.

 

Con varias versiones del Acuerdo de Copenhague, acuñado quizá a partir del discurso del Presidente Obama, uno abandona la conferencia preguntándose a dónde fue a parar todo el bombo publicitario sobre trabajar por un acuerdo ambicioso. Si hubo un déficit de algo en esta conferencia fue de ambición.

 

un desastre para los pobres del mundo

Me fui del Bella Center a la 1:45 AM para encontrarme con los calurosos cánticos de los activistas por la justicia climática que protestaban en el frío bajo las vías del Metro, denunciando la falta de seriedad en las negociaciones de clima. Los manifestantes podrían haber estado durmiendo cómodamente en sus camas, pero se trataba de gente joven en su mayoría cuyo futuro estaba siendo comprometido por el oportunismo político de unos pocos y el confort y las ganancias de los especuladores de carbono.

 

Como dijimos en nuestra declaración final en las negociaciones, el llamado acuerdo fue un desastre para las naciones pobres. Un aumento de temperatura de dos grados celsius significa un desastre seguro y la muerte de millones de personas en países vulnerables.

 

Mientras aplastaba la nieve bajo mis pies, cada paso planteaba una pregunta: ¿por cuánto tiempo los líderes estarán desconectados de las voces de la gente? Pero me reconfortó la fuerza de los activistas de Amigos de la Tierra Internacional que demostraron al mundo que realmente ha llegado el momento para el crecimiento del movimiento por la justicia climática.

 

Felicitaciones, amigos. Que tengan felices fiestas y un 2010 repleto de acción.

No mundo

map