30

30/11/2010

Envueltos en Cancún

by PhilLee — last modified 30/11/2010 12:02

Nnimmo Bassey, Presidente de Amigos de la Tierra Internacional, está presente en Cancún en las negociaciones sobre clima de la Organización de las Naciones Unidas. Desde allí describe el estado de situación actual de las negociaciones y señala qué podemos esperar. El pronóstico no es bueno, pero habrá muchas movilizaciones y presión de la sociedad civil para recordarle a los delegados que lo único que sirve es un acuerdo justo.

un climate talks cancun entranceLlevó dos horas en una autopista llena de automóviles, autobuses y camiones llegar a Cancunmesse, el centro donde se autoriza a los delegados antes de partir al Moon Palace – el lugar donde se llevan a cabo las negociaciones, que queda a otros 20-30 minutos.

 

Aquellas personas que visitaron la ciudad sabrán que el lugar donde se llevan a cabo las negociaciones está bastante aislado de la ciudad y esta quizás sea precisamente la razón por la cual fue elegido. Las rutas son vigiladas por la policía armada, incluyendo algunos vehículos con ametralladoras. La imagen que queda en la mente es de una seguridad exagerada.

 

Al darle la bienvenida a los delegados a la Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), el presidente de México Felipe de Jesús Calderón Hinojosa dijo que el mundo debe embarcarse en la búsqueda de un “desarrollo verde” y una “economía verde”,  como camino hacia el desarrollo sustentable.

 

El presidente también dijo que algunas de las medidas que se tienen que tomar para llegar a este ideal incluyen el progreso de las negociaciones sobre la Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y Degradación en los Países en Desarrollo (REDD) además del desarrollo de tecnologías para reducir las emisiones de los combustibles. Otro punto importante es que el financiamiento del desarrollo sustentable debe comenzar con un apoyo a los países más pobres y vulnerables.

 

Sus palabras fueron lindas, pero también muy controversiales. Grupos indígenas y pueblos dependientes de los bosques, además de movimientos sociales de todo el mundo,  encendieron una luz de alarma y preocupación en torno a REDD. La idea de hacer campaña para el aumento de la asistencia financiera a los países más pobres y vulnerables es también considerado por los críticos como una manera posible de dividir a esos países y hacerlos susceptibles de sugerencias y decisiones que en realidad pueden ser contrarias a sus intereses.

 

¿Otro Copenhague?

Incluso antes de que comenzara la conferencia en Cancún había preocupaciones de que ya hubiera esfuerzos para manipular los resultados, como fue el caso en Copenhague en 2009. Una de las preocupaciones tiene que ver con un texto que surge de la presidencia de uno de los grupos de trabajo a través de un proceso poco transparente. Otra de las preocupaciones surgió a partir de la decisión del presidente mexicano de invitar a determinados jefes de gobierno a la conferencia. Esta lista no está disponible públicamente, pero cada vez es más claro que algunos presidentes no invitados tienen pensado estar presentes en Cancún.

 

La Conferencia de Copenhague comenzó y terminó en medio de una nube de dudas y acciones poco democráticas. En esa conferencia, muchas delegaciones de países en desarrollo y naciones vulnerables vieron que dentro de círculos privilegiados se estaban discutiendo y difundiendo los borradores de lo que sería el documento final, lejos de la práctica estándar donde se llevaban a cabo las negociaciones en el espacio abierto de negociación.

 

Muchos delegados en Cancún esperan que la conferencia tome un camino transparente. En Copenhague, se filtraron muchos documentos supuestamente preparados por la presidencia de la COP. Y ya en Cancún hay preocupaciones de que la presidencia del grupo de trabajo sobre Acción Cooperativa a Largo Plazo (LCA) esté preparando un borrador sin el mandato del resto del grupo de trabajo. El otro grupo de trabajo importante de la COP es el que trata sobre el Protocolo de Kioto, y también se dice que la presidencia de ese grupo también está preparando un texto posiblemente sin el mandato de su grupo de trabajo.

 

asad rehman cancun

El Entendimiento de Copenhague y el Acuerdo de los Pueblos

El año entre una conferencia y otra se dedica a negociaciones técnicas y preparativos durante los cuales las delegaciones revisan los textos preparados por las presidencias de los grupos de trabajo sobre la base de lo presentado por las delegaciones o los miembros.

 

El documento producido por la presidencia del grupo LCA parece ser bastante distinto a lo que muchos delegados esperaban que fuera el resultado de las negociaciones y el trabajo desde Copenhague. El texto que tienen que debatir los delegados está basado supuestamente en el “Entendimiento de Copenhague”, que algunos delegados insisten que no fue un acuerdo como resultado de la COP15, sino que la conferencia meramente “tomó nota” de él. Surgen preguntas entonces de por qué tal documento ahora es legitimado y es la base de las negociaciones de las que se espera un acuerdo justo y ambicioso en Cancún.

 

Luego de que la conferencia de Copenhague culminó sin un acuerdo, el gobierno de Bolivia organizó la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, en Cochabamba en abril de 2010. El resultado de esta conferencia fue el Acuerdo de los Pueblos que el gobierno de Bolivia presentó luego a la CMNUCC y al Secretario General de las Naciones Unidas. 

 

La diferencia entre aquellos que siguen el camino del Entendimiento de Copenhague y los que no lo aceptan como avance hacia un acuerdo justo que reconozca el principio de responsabilidad común pero diferenciada es bastante marcada y la resolución final tendrá grandes consecuencias para el futuro de nuestro planeta y las especies que lo habitan, incluyendo a los seres humanos.

 

 

meena raman cancun

No se pierde la esperanza

La presidencia anterior de la COP indicó en su declaración final que la conferencia debe avanzar de manera que muestre que Cancún puede proporcionar un buen resultado para hacer frente al cambio climático.

 

Papúa Nueva Guinea sugirió en una primera declaración en esta conferencia que en momentos en que no haya consenso, las decisiones deberían tomarse mediante votación. Además hizo referencia a que el Entendimiento de Copenhague fue rechazado en la COP15 y luego fue firmado por 140 países. Los delegados opinan que solo una pequeña minoría de países tenían a los otros como rehenes. Papúa Nueva Guinea prometió cooperación en la COP. Bolivia, India, Arabia Saudita y otros países se opusieron rápidamente a la sugerencia de Papúa Nueva Guinea. Estos países insistieron que se debe mantener el consenso como forma de tomar decisiones.

 

A pesar del largo viaje hasta la COP y al hecho de que llegar a los diferentes lugares de negociación desde los espacios de los eventos paralelos y de movilización de la sociedad civil significan días enteros de viaje, uno espera que las discusiones sean buenas. Esa es una de las tres cosas que hacen que estar envueltos en Cancún sea soportable. La segunda es lo emocionante de estar entre grandes compañeros de Amigos de la Tierra Internacional. Y la tercera es que el primer día de una conferencia de dos semanas no es el día apropiado como para perder toda esperanza.

No mundo

map