Usted está aquí: Inicio / Blog Internacional de Amigos de la Tierra / La Bolsa de Comercio del carbono persiste

La Bolsa de Comercio del carbono persiste

by PhilLee — last modified 05/12/2010 21:20

Nnimmo Bassey, Presidente de Amigos de la Tierra Internacional, está presente en las negociaciones sobre clima de la ONU en Cancún y describe la primera semana de las negociaciones, desde los intentos de los países para rechazar el Protocolo de Kioto hasta los textos secretos de los anfitriones mexicanos.

nnimmo bassey in cancun

“Con la ratificación del Protocolo de Kioto, la emisión de gases de efecto invernadero que supere un cierto límite implica un costo potencial. Por el contrario, los emisores que pueden mantenerse por debajo de sus límites poseen un valor potencial. De esta manera se ha creado una nueva commodity –la reducción de emisiones. Debido a que el dióxido de carbono (CO2) es el principal gas de efecto invernadero, se habla de comercio de carbono. Ahora el carbono se comercia como cualquier otra commodity.”

 

Esta cita fue tomada de una publicación de la CMNUCC sobre los mecanismos del Protocolo de Kioto que se centra en el comercio internacional de emisiones, el mecanismo de desarrollo limpio y la implementación conjunta –todos mecanismos de mercado establecidos claramente para ayudar al sector privado y a los países en desarrollo a contribuir con los esfuerzos de reducción de emisiones.

 

Al reflexionar sobre el marco del protocolo, uno puede fácilmente llegar a la conclusión de que no sirve de nada buscar su continuación o la validación de otro período de compromisos. Pero sin embargo parece que el mundo se encuentra acorralado por el intento de algunos políticos de buscar nuevas maneras de seguir sus negocios como siempre sin hacer nada concreto para luchar contra el cambio climático. Debido al hecho de que el Protocolo de Kioto es el único  tratado existente que tiene metas legalmente vinculantes suscritas por las partes, muchos lo consideran mejor que nada.

 

¿Este es el caso de “algo es algo, peor es nada”? ¿O es el último “manotazo de ahogado”? Queda en ustedes encontrar la respuesta.   

 

La primera semana de la conferencia sobre clima de Cancún llegó a su fin sin ninguna noticia optimista y con mucho para preocuparse. La primera sorpresa vino de Japón cuando anunció que no se suscribiría a ninguna meta en el marco de un segundo período de compromisos del Protocolo de Kioto.  Déjenme agregar rápidamente que el término “suscribir” suena muy permanente, pero en realidad lo que fue suscrito en el primer período de compromisos fueron promesas hechas para romperse. Nada muy permanente.

 

Killing Kyoto

cancun: intervention by domingo

¿Así que por qué se preocupa la gente? Una razón podría ser que Japón quiere lo que Estados Unidos hizo hace mucho tiempo. Vayamos a Kioto en 1997.

 

 Cuando el protocolo se estaba negociando se dijo que Estados Unidos, con Al Gore al frente, estaba exigiendo, de forma muy inconveniente, que las reducciones de emisiones de carbono se aborden dentro del marco del mercado de carbono. Esto llevó, de forma muy conveniente, a la formulación de lo que algunos llamaron innovaciones de reducción de emisiones a través de la mercantilización del carbono o las emisiones. ¿Estados Unidos firmó el protocolo luego de obtener lo que quería? No. Convenientemente lo rechazaron. Ahora estamos de vuelta con los inconvenientes, nos vemos presionados por todos lados y al borde del catastrófico cambio climático. Estados Unidos se alejó de Kioto una vez que hicieron que el mundo entrara en la montaña rusa del mercado de carbono. Japón también se puede alejar. De la misma manera que Canadá. Y Australia.

 

 La Unión Europea dice que están dispuestos a considerar las dos opciones. Son inteligentes. Sentarse en el límite entre ambas opciones es una buena elección, especialmente cuando el único humo de batalla viene no de los cánones sino del comercio de carbono.

 

 El paradigma del comercio de carbono creó el llamado mecanismo de desarrollo limpio (MDL), entre otros. En la conferencia de Bali otro mecanismo encontró su lugar: la Reducción de Emisiones provenientes de la Deforestación y la Degradación (REDD). Esto rápidamente hizo surgir propuestas de REDD+, REDD++ y quién sabe qué más está esperando su lugar. La idea es encontrar maneras a través de las cuales se pueda cuantificar y valorar el carbono donde se encuentre. Hasta el momento, el carbono presente en los árboles es estimado mediante REDD.

 

El progreso o el retroceso depende del carbono presente en los suelos, así que aquellos que no tienen bosques, pero presumiblemente tienen tierras pueden hacer dinero del carbono que se encuentra debajo de sus pies. Para aquellos que no tienen ni bosques ni tierras, hay esperanzas de que puedan encontrar carbono en el agua en la que flotan. Y si no tienen bosques, ni tierras, ni agua, probablemente tengan algo de aire sobre sus cabezas. Cuanto mayor sea el espacio atmosférico más oportunidades se tienen de salir beneficiados de la ecuación del carbono. Probablemente.

 

No quedan dudas de que puede haber algunas personas que en el futuro no tengan ninguno de estos recursos naturales: ni bosques, ni agua, ni tierras, ni aire. Esto pasará cuando todo elemento natural se haya privatizado. Créanme. En ese caso, todo lo que alguien necesitará para entrar al mercado de carbono será probar que sus cuerpos poseen alguna cantidad de carbono.


cancun mobilization

Texto de México

A medida que la primera semana llega a su fin, hay muchos rumores de un texto preparado por la presidencia mexicana de la COP para imponer un resultado en la conferencia. Este fue el método utilizado en la COP15 en Copenhague, 2009. Si este texto no es solo un rumor, se va a materializar durante el fin de semana a tiempo para que los ministros que lleguen tengan algo en qué pensar.

 

En una declaración que preanunciaba esta movida, organizaciones de la sociedad civil, incluyendo Amigos de la Tierra Internacional y Third World Network exigieron “que los delegados rechacen todo intento de introducir dicho texto en la conferencia.”

 

Esto es porque el texto buscaría reemplazar “las metas de emisión globales que se supone que deben negociarse en el marco del Protocolo de Kioto con promesas no vinculantes que podrían, según un análisis realizado por la ONU publicado el 23 de noviembre, hacer que el planeta emprenda un camino de cambios devastadores para fin de siglo –hasta llegar a un aumento de 5°C de la temperatura.”

 

Parece que los políticos no viven en el planeta Tierra. Con un aumento de temperatura de esta magnitud, ninguna cantidad de esfuerzos de mitigación y adaptación preservarían la vida tal como la conocemos.

 

Es hora de actuar

En esta semana no solo hubo negociaciones. El viernes, diferentes grupos liderados por Jubileo Sur protestaron en las calles de Cancún y marcharon desde el Palacio Municipal hasta un supermercado Wal-Mart, exigiendo que no se permita que el Banco Mundial se convierta en el banco del clima. ¿Por qué? El banco tiene varios antecedentes de financiación a proyectos relacionados con los combustibles fósiles y es una institución gravemente implicada en el caos climático.

 

¿La última semana de la COP traerá alguna esperanza? Tendremos que esperar para saberlo.

 

Photo credits: Sheila Menon

Acciones de Documento

No mundo

map