Usted está aquí: Inicio / Participe / actúe / ciberacciones anterior / 8 de julio: Declaración sobre Honduras de Amigos de la Tierra Internacional / El mundo llora el dolor y abraza la liberación del pueblo hondureño

El mundo llora el dolor y abraza la liberación del pueblo hondureño

Juan-Almadares.jpgSaludo  a todo el  esfuerzo valiente y honesto  de todos los hermanos y hermanas del mundo y la lucha heroica del pueblo hondureño en su resistencia contra el golpe militar.

 

Nuestra  admiración y respeto  a todos y cada uno de los compañeros y compañeras de la solidaridad y de la prensa internacional. La presencia generosa de ustedes y los actos genuinos de solidaridad de  pueblos hermanos, el coraje de los periodistas éticos, desafían la situación de terror en que vivimos; han contribuido a salvar vidas y a denunciar la opresión del capital armado multinacional.

 

Estamos ante nuevas técnicas y experimentos de la guerra de conflictos de baja intensidad,  tortura física y psicológica,  y crímenes  de lesa humanidad.  El Cazador del Planeta ha puesto en práctica   el viejo esquema de la Doctrina de la Seguridad Nacional, y de los militares discípulos  de la Escuela de las Américas, de  Pinochet y la Junta Militar  Argentina. El ideario  es  racista   y se fundamenta en   la doctrina de Monroe y el Destino Manifiesto con ‘la cara del diálogo y la paz’  que promueve  la democracia blindada con tanques, metralletas, fusiles y las armas ideológicas de los medios de comunicación y la iglesia mediática.

Democracia de rezos. A Dios rogando y con la culata dando; oraciones  de los jerarcas  de la iglesia  católica y evangélica, en favor de los golpistas, mientras la iglesia de los pobres, la de Monseñor Romero y la del Padre Guadalupe Carney sufren   junto al pueblo.

 

Los policías reciben las  órdenes militares que trabajan unidos a la clase opresora que es obediente a los  Halcones de Washington, cazadores históricos de los colibríes centroamericanos;  éstos servidores del sistema se muestran, implacables y cobardes  con sus armas y tienen la misión de matar  y violar los derechos humanos. Son guardaespaldas  de las multinacionales y la clase opresora, que vive en mansiones y grandes haciendas  mientras el pueblo se muere de hambre, miseria y desolación.

 


Con sumo dolor se contemplaba  en la televisión hondureña cómo la policía enfurecida como si estuvieran bajo el efecto de las drogas, golpeaba sin misericordia a los jóvenes después de un partido de futbol como si los cráneos  fueran las pelotas de ese partido de futbol. Según las noticias  asesinaron a  dos jóvenes  y ocasionaron multitud de heridos. El espectáculo dantesco  tortura   al pueblo  mediante  el terrorismo mediático.

 


Los golpistas  obstaculizan el suministro de  agua, los alimentos, las medicinas para los  y las marchistas; encarcelan a los niños y niñas como si siempre han estado en guerra contra ellos y ellas. Han sido entrenados para la limpieza social de los pobres;  amenazan a los vecinos de El Paraíso (pueblo vecino en la frontera de Honduras con Nicaragua) con golpearlos, si  prestan ayuda  a sus hermanas(os).

 


Los oligarcas y burgueses parasitarios que se han alimentado vorazmente de las arcas del Estado están nerviosos porque  cada día  se suman sectores de la burguesía nacional, los oficiales jóvenes y algunos reservistas del ejército, coroneles retirados de las Fuerzas Armadas, policías honestos quienes han declarado públicamente  que se están rebelando  ante  el salvajismo militar policial.

 


Se reconoce la fuerza moral y espiritual de  la primera Dama de la Nación Doña Xiomara Castro, su madre e hija  y  la madre del Presidente, quienes han estado caminando con el pueblo,  han sido despojados de la libertad  de movilización para poder abrazar al legitimo Presidente de Honduras: Manuel Zelaya Rosales.

 

El golpe militar transformó al pueblo del   Paraíso en una inmensa cárcel de los “condenados de la tierra”.

 

Sin embargo los  hondureños (as)  tenemos  la profunda convicción y compromiso de que alcanzaremos  la victoria de la liberación; porque el pueblo unido con los lazos de amor planetario es más fuerte y más grande que el ejército y la clase opresora de Honduras aliada con los halcones de Washington.

 

Tegucigalpa 26 de julio 2009

Acciones de Documento