eu-flagThis website is funded in part by the European Commission.

 
Usted está aquí: Inicio / Participe / actúe / detén el acaparamiento de tierras para la plantación de palma aceitera en Uganda

detén el acaparamiento de tierras para la plantación de palma aceitera en Uganda

Dile al gobierno de Uganda que respete los derechos de sus comunidades y su política de bosques en lugar de promover las plantaciones en detrimento de la gente y el medio ambiente.

land grabbing in kalangala, ugandaUn hombre de pie en la tierra donde cultivó toda su vida que ahora le fue arrebatada para dar lugar a la plantación de palma aceitera.  Kalangala, Uganda. Foto: Jason TaylorSe están promoviendo las plantaciones de agrocombustibles a gran escala como una solución a la crisis climática, sin embargo millones de personas ya sufren los impactos del acaparamiento de tierras provocados por los agrocombustibles.

 

Actúa ahora y detén el acaparamiento de tierras para plantar palma aceitera en Uganda

 

El gobierno de Uganda, con dinero del Banco Mundial y de otras instituciones financieras internacionales, está acaparando tierras de las comunidades para plantar palma aceitera para alimentos y combustible en islas cerca de la costa del Lago Victoria.

 

Hasta el momento 10.000 hectáreas de tierra fueron arrebatadas a las comunidades locales y pueblos indígenas en Kalangala, muchas de las cuales se dedicaron durante años a la agricultura o a la pesca en sus territorios y eran propietarios consuetudinarios.

 

Estas comunidades han preservado sus recursos comunitarios, entre ellos los bosques naturales y los lagos para combustible, alimento y cultura durante varias generaciones. Ahora están siendo expulsados de su tierra con muy poco aviso o compensación.

 

Muchos se convirtieron en trabajadores informales que reciben un salario de menos de un dólar al día. Las familias que solían cultivar madera de los bosques locales en forma sustentable para su propio uso ahora se ven obligadas a ingresar a los bosques en forma ilegal para cultivar grandes cantidades de madera para vender para su supervivencia.

 

La isla que solía tener alimentos en abundancia ahora afronta una grave inseguridad alimentaria y pobreza. Las comunidades hablan de cambios del micro-clima que tiene como consecuencia sequías y violaciones a los derechos humanos por conflictos por los recursos - la empresa de palma aceitera les impide el acceso a los pozos de agua y a las pasturas.

 

La plantación ha destruido bosques y el gobierno local ordenó la matanza masiva de poblaciones de monos en la zona para proteger las palmeras.

 

El gobierno de Uganda prometió 30.000 hectáreas adicionales para la plantación de palma aceitera con más financiamiento de las instituciones internacionales.

 

Dile al gobierno de Uganda que respete los derechos de sus comunidades y su política de bosques en lugar de promover plantaciones en detrimento de la gente y el medio ambiente.

¡Actúa ahora!


Acciones de Documento