Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Centro de prensa / archivo / 2003 / 0913forest

0913forest

13 septiembre 2003
Global Forest Coalition

En los Bosques, la OMC es más Peligrosa que las Motocierras

Junto con el cambio climatico, el comercio al estilo de la OMC es la amenaza más grave a la biodiversidad de nuestros tiempos, pues es el motor principal de la expansión de la agrícultura insustentable, la privatización de áreas y recursos naturales nunca antes privatizado, y la contaminación transgenica de los cultivos y de la naturaleza.

Los defensores de la llamada ‘liberalización del comercio’, que anhelan un mundo sin competencia para las pocas corporaciones que ellos representan, prescriben la privatización de todos los bienes aprovechables que se puedan imaginar. “Cualquier cosa que pueda rendir un peso no debe ser dejada al alcance de la gente”, dice Simone Lovera de Amigos de la Tierra Internacional. “Esta es la verdadera agenda de Cancun”, concluye.

Los bosques no son la excepción; los trillones en valores encerrados en los bosques tienen que ser capturados por las empresas del norte. Durante el intervalo entre las reuniones ministeriales de la OMC en Doha y Cancun, una serie de procesos regionales de ‘integración’ trataron de preparar el terreno para el golpe final en Cancun. El mensaje a través de estos procesos es claro: ningun derecho ni intereses públicos deben quedar intactos; el público debe convertirse en ‘cliente’ de los nuevos dueños de la naturaleza. Las áreas naturales, inclusive los parques nacionales y los territorios de Pueblos Indígenas están también en la mira.

"Se le va a poner precio al sustento de millones de personas alrededor del mundo, si usted no puede pagarlo queda fuera” dice Marcial Arias de la Alianza Internacional de Pueblos Indígenas y Tribales de las Selvas Tropicales. “Las compañías obtendrán sus ganancias por el acceso o el uso de ‘sus’ recursos y todos perderemos la protección de los recursos naturales proporcionada por la gente de los bosques, pero los gobiernos no tienen interés en esto, no les importa avasallar los derechos humanos de millones de personas”, concluye el Sr. Arias.

“En la raíz de la mayoría de los procesos de deforestación uno puede identificar al comercio internacional como una de sus principales causas", dice Ricardo Carrere del Movimiento de Mundial por los Bosques. "Facilitando el acceso corporativo a los recursos de las áreas boscosas –madera, minerales, petróleo, tierra para la agricultura orientada de la exportación o para la cría de ganado- la OMC contribuye aún más a la pérdida de bosques y a la violación de los derechos humanos de los habitantes locales", agrega.

Por su parte, José Villalba, de la Asociación de Carpinteros, Ebanistas y Afines de Concepción, Paraguay advierte: “ahora hay que tener cuidado, si usted es un productor de algun Pueblo Indígena o una comunidad local, que vende sus productos y, al mismo tiempo, recibe algún tipo de donación o ayuda de otras instituciones, los ‘comerciantes liberales’ dicen que usted no está jugando limpio y pone a los otros, aunque sean grandes multinacionales, en una posición desventajosa, porque usted ha obteniendo una subvención y por eso tiene que pagar un impuesto … la avaricia no tiene límites! Lo que se necesita no es este tipo de sanciones, sino un acuerdo para compensar inmediatamente a nuestras comunidades por las contribuciones hechas a todas sociedades del mundo con nuestro estilo de vida sustentable y ese acuerdo no debe caer en las garras de la OMC”, agrega Villalba.

Miguel Lovera, coordinador de la Coalición Mundial por los Bosque dice que preferiría que “en vez de los arreglos para estrangular aun más a las comunidades, los gobiernos deben dejar de distorcionar el mercado”. “Por ejemplo (recuerda Lovera) la Unión europea les paga a sus agricultores unos $2 por día por vaca, más que el total de los ingresos diarios de un agricultor en muchos países, y el dinero distribuido a los productores algodoneros en los Estados Unidos reduce los precios internacionales de este textil en más o menos una cuarta parte de su valor de mercado. Hasta ahora, en la mayoría de los casos, las reacciones a este tipo de ‘libre competencia’ es más deforestación para tratar de lograr algún beneficio económico o, por lo menos, para cubrir gastos”.

Finalmente, la Coalición Mundial por los Bosques cree que los EEUU, la UE y otros Gobiernos de OCDE, deben anular las subvenciones a la producción y exportación, los que hacen posible el dumping, y en su lugar ayudar a las comunidades a abandonar el lugar desfavorable al que han sido marginalizados históricamente.

top

Acciones de Documento

Prensa

Periodistas: Para consultas de medios, póngase en contacto con Niccolo Sarno, Coordinador de Medios de ATI.

niccolo

 

Tel: +31-20-6221369 (en Amsterdam, Países Bajos)

Si usted desea recibir nuestros comunicados de prensa por correo electrónico, por favor póngase en contacto con
media [at] foei.org

No mundo

map