Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Centro de prensa / archivo / 2003 / 1014

1014

amigos de la tierra internacional
boletín de prensa
octubre 14, 2003. bruselas (bélgica) / londres (gb).

nueva investigación alerta sobre daños por cultivos modificados

Nuevas y devastadoras investigaciones publicadas por el Gobierno de la Gran Bretaña muestran que el polen de semillas de colza modificadas genéticamente viajan distancias seis veces mayores que lo que se había documentado previamente, y que si no se controlan pueden contaminar por muchas generaciones los cultivos no transgénicos. Sus descubrimientos indican también que algunos cultivos modificados pueden provocar que algunas especies de aves, como la calandria, se pueden llegar a extinguir en 20 años en la Gran Bretaña.

El anuncio se produce unos días antes de que los resultados de algunos de los mayores y más controvertidos experimentos de cultivos transgénicos se publiquen el 16 de octubre en Londres. Algunos reportes de medios han adelantado que estos experimentos mostrarán que la colza y la remolacha transgénica dañan la biodiversidad.

El gobierno de la Gran Bretaña publicó el 13 de octubre los resultados de cuatro proyectos diferentes ( http://www.defra.gov.uk/news/2003/031013b.htm ), que muestran que:

  • Las abejas pueden tomar polen transgénico y polinizar colza no transgénica a distancias mayores de 26 Km.
  • Si la colza no se controla de manera 'rigurosa', la contaminación no caerá por debajo del 1% en 16 años.
  • Modelos matemáticos indican que los efectos de la introducción de azúcar de remolacha transgénica pueden ser 'extremadamente severos', con una rápida declinación e incluso la extinción de las calandrias en menos de 20 años'


Es muy probable que estos descubrimientos intensifiquen el debate sobre las propuestas de permitir la contaminación transgénica de semillas convencionales y la co-existencia de transgénicos, productos convencionales y productos orgánicos. Los estados miembros de la UE habrán de votar este mes sobre las propuestas de permitir la contaminación transgénica de semillas.

Adrian Bebb, de Amigos de la Tierra Europa, dijo:
"Esta investigación muestra que permitir el crecimiento de cultivos transgénicos en Europa será la receta de un desastre. Aislar los cultivos transgénicos, como la colza transgénica, es virtualmente imposible y causará una contaminación para muchos años. La co-existencia entre los transgénicos y los productos orgánicos o convencionales simplemente no es posible. Aún más, la investigación muestra que nuestra vida silvestre está ya siendo puesta en un riesgo innecesario, y que se está poniendo en riesgo de extinción a especies de aves. El público y el ambiente deben estar antes de los intereses comerciales de las corporaciones biotecnológicas".

Para mas información, contactar a:

Adrian Bebb, Amigos de la Tierra Europa tel + 49 1609 490 1163

Pete Riley, Amigos de la Tierra en Londres tel + 44 771 2843210

Notas a los editores:

(1) Los resultados de la 'Evaluación a Nivel de Parcela' (FSE) serán presentados a las 10:30 (GMT) del jueves 16 de octubre y publicados por el gobierno de la GB en el sitio
http://www.defra.gov.uk/environment/gm/fse/index.htm

La Evaluación a Nivel de Parcela para cultivos modificados genéticamente fue comisionada por el gobierno británico en 1999, a partir de una hostilidad pública intensa y preocupaciones de sus propios asesores en vida silvestre, respecto a los efectos de introducir rasgos transgénicos de resistencia a herbicidas. Los cultivos experimentados fueron la colza oleaginosa, el maíz y remolacha, de Bayer, y la remolacha de Monsanto. Todos estos cultivos están modificados para resistir los herbicidas propiedad de las empresas respectivas. La industria biotecnológica tiene la obligación legal de hacer llegar los resultados de estas pruebas a cualquier país europeo donde hayan solicitado la comercialización del cultivo. Para la colza y la remolacha dulce y la forrajera sería Bélgica, para la remolacha forrajera sería Dinamarca y Alemania, y para el maíz, Francia.

Estos experimentos fueron muy controvertidos, y crearon enojo entre las comunidades en la Gran Bretaña. En particular, no se estableció ninguna obligación para proteger a los granjeros vecinos o a los apicultores de la contaminación transgénica, ni se tomaron en cuenta los puntos de vista de la gente de la región. Consecuentemente, los experimentos no fueron bienvenidos, y muchas plantas transgénicas fueron arrancadas por gente local y activistas.

Adicionalmente, Amigos de la Tierra encontró polen transgénico en panales de abejas a 4.5 Km. de las parcelas experimentales. Subsecuentemente, los apicultores tuvieron que mover sus colmenas a 9.5 Km. de distancia de los sitios de experimentación.

A principios de este año, Amigos de la Tierra publicó un nuevo reporte señalando los problemas en el diseño de los experimentos, y denunció la conducción política de éstos.
( http://www.foe.co.uk/resource/press_releases/new_analysis_casts_doubt_o0 html )

Los principales hallazgos del reporte incluían:


  • Ciertas diferencias ecológicas significativas entre los cultivos transgénicos y los no transgénicos pudieran no evidenciarse debido a un diseño estadístico insuficiente.
  • Se abandonó el monitoreo sobre organismos del suelo por razones de tiempo y de costos. Por las mismas razones se excluyeron ciertas plantas de uso agrícola.
  • La asesoría sobre el uso de los herbicidas en los cultivos modificados fue conducida por las mismas compañías que desarrollaron la tecnología, lo cual provocó preocupación respecto a que los cultivos modificados pueden haber sido manejados de una manera que distorsionaran el significado sobre la biodiversidad.
  • Se desestimó y omitió la evidencia adicional de que estos herbicidas son usados en la práctica (en Estados Unidos) en dosis mucho más elevadas para alcanzar el nivel requerido de control de malezas en cultivos de maíz respecto a las dosis que se usaron en los experimentos, lo cual significa que los resultados para maíz pudieran ser irrelevantes
La semana pasada, varios reportes de prensa en la GB señalaron los posibles resultados del programa británico de investigación. De acuerdo al diario The Guardian -que afirma haber platicado con algunos científicos involucrados en la investigación-, la investigación mostrará que la colza y la remolacha transgénicas dañan el ambiente. El daño la biodiversidad es tan serio que el gobierno de la Gran Bretaña está considerando la prohibición de la remolacha y la colza transgénicas.

top

Acciones de Documento

Prensa

Periodistas: Para consultas de medios, póngase en contacto con Niccolo Sarno, Coordinador de Medios de ATI.

niccolo

 

Tel: +31-20-6221369 (en Amsterdam, Países Bajos)

Si usted desea recibir nuestros comunicados de prensa por correo electrónico, por favor póngase en contacto con
media [at] foei.org

No mundo

map