Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Recursos / link / gmo / 38

38

  link
 


Percy Schmeiser en su campo en Saskatchewan, Canadá.

“ Yo he estado utilizando mis propias semillas durante años y ahora se nos está diciendo a los agricultores como yo que no podemos seguir haciendo esto si nuestros vecinos están sembrando cultivos (transgénicos) que se propagan con el viento. […] Básicamente nos han quitado el derecho a usar nuestras propias semillas.”
Percy Schmeiser, agricultor canadiense.

últimas noticias:
la corte falla a favor de las patentes sobre la vida
lea la acción : ¡ Dígale a Monsanto a dónde irse!

El derecho tradicional de los agricultores a guardar, usar e intercambiar sus semillas y otros materiales de cultivo es uno de los fundamentos de las prácticas agrícolas. Tradicionalmente los agricultores han guardado sus mejores semillas para usarlas en la próxima temporada de cultivo.

Las empresas semilleras le venden ahora semillas transgénicas a muchos agricultores bajo contrato de que sólo la utilizarán para una temporada. Esto significa que los agricultores están obligados a comprar las semillas de las empresas todos los años.

El gigante estadounidense de la biotecnología, Monsanto, está llevando a juicio a los agricultores en EE.UU. y Canadá acusándolos de guardar sus semillas y violar sus derechos de patente. Pero incluso los agricultores que nunca compraron semillas transgénicas corren el riesgo de perder sus derechos sobre sus semillas debido a la contaminación genética. Monsanto está llevando a juicio a agricultores cuyos campos fueron contaminados con semillas transgénicas patentadas, a pesar del hecho que esos agricultores jamás plantaron cultivos transgénicos voluntariamente. El caso del agricultor canadiense Percy Schmeiser ilustra perfectamente las nuevas amenazas que suponen los cultivos transgénicos para el sustento de los agricultores de todo el mundo.

testimonio de percy schmeiser acerca de su lucha contra la monsanto

“Mi nombre es Percy Schmeiser. Soy agricultor canadiense. En los últimos 50 años mi esposa Louisa y yo hemos cultivado 1441 acres de tierra en Bruno, Saskatchewan. Hemos construido una finca que funciona bien. La semilla de colza es un cultivo importante para nosotros, y solíamos venderla en todo el mundo para aceites de cocina o como alimento para el ganado. Como la mayoría de los agricultores en el oeste de Canada, yo recogía y guardaba mis propias semillas. Después de años de selección obtuve una variedad que daba buen rendimiento, era bastante resistente a las enfermedades locales y crecía relativamente libre de malezas.

En 1997, yo fumigué como siempre las malezas y las plantas de colza dispersas en torno de mis campos con Roundup. Me sorprendió que tanta colza hubiera sobrevivido a la aplicación. A caso habría yo calculado mal la concentración del herbicida? Ahora me doy cuenta que esa fue la primer señal del hecho que mis campos habían sido contaminados con colza transg è nica. Mis vecinos y 40% de los agricultores en el oeste de Canada plantan colza transg è nica. Desde 1993, Monsanto Canada obtuvo autorización para utilizar una tecnología que hace que las plantas se tornen resistentes a su herbicida, Roundup. Los agricultores pueden entonces aplicar Roundup como herbicida de amplio espectro sin dañar sus cultivos transg è nico. En 1995 Canada aprobó el cultivo libre de colza transg è nica y en 1996 las compañías locales empezaron a vender variedades transg è nicas.

A pesar de ser dueño del gen y poseer los conocimientos técnicos, es poco lo que Monsanto ha hecho para controlar su invento una vez que é ste ingres ó al medio ambiente. En 1998, los inspectores de Monsanto entraron en mi campo sin permiso y tomaron muestras de semillas de colza. Me acusaron de plantarlas sin permiso y me demandaron. Si Monsanto sospecha que los agricultores están plantando semilla de colza transg è nica sin su autorización, van y arrancan plantas para su inspección. Si las pruebas resultan positivas y el agricultor no ha pagado ni el contrato ni las regalías de $15 dólares canadienses por acre plantada, lo que le espera a continuación es una demanda judicial por infringir los derechos de patente de Monsanto.

En mi caso, las plantas transg è nicas se habían esparcido por su mismas sobre mis campos y habían polinizado mi colza convencional. Para la siembra siguiente yo trat é de contener la contaminación transg è nica comprando nueva semilla, pero 20% de mi cosecha estaba aún contaminada.

En Canada no hay una ley que prohibía llevar semillas de colza en camiones abiertos, o dejar colza cortada en el campo. Esto facilita que las semillas pequeñas se esparzan. También es imposible impedir que el polen vuele con el viento. El gen responsable de la resistencia al glifosato es un gen dominante, y la colza es una planta de polinización abierta. Cuando se cruza una planta transg è nica con colza convencional, la resistencia se transmite a la próxima generación. En mis campos, la variedad transg è nica crecía más tupida al borde de los caminos. Adentro de los campos había poco de esa variedad. Cuando recib í la orden de emplazamiento del juzgado me pregunté porqué alguien podría pensar que yo había mezclado a propósito la semilla transg è nica con mi propia semilla. La única ventaja de cultivar colza transg è nica es su resitancia al Roundup.

Si los agricultores fumigan con Roundup un cultivo mixto transg è nico y convencional, no pueden esperar otra cosa que grandes pérdidas. En mi defensa yo sostengo que poseer la semilla no viola la patente de Monsanto. Se torna infracción cuando yo fumigo mi cultivo con Roundup y activo as í la innovación - el gen que confiere resistencia al glifosato.

Cuando ese gen se introduce en una semilla o planta, - cuáles son los derechos de Monsanto? La semilla y la planta son propiedad del agricultor. La semilla de colza transg è nica tiene la capacidad de invadir campos donde no fue plantada. Tiene la capacidad excepcional de reproducirse exactamente. Yo considero que Monsanto perdió su derecho de exclusividad cuando perdió el control sobre su invención. Cómo pueden los agricultores evitar que la semilla de colza transg è nica se meta en sus cultivos y se convierta en una maleza contaminante?

agricultores orgánicos entablan juicio contra las grandes empresas

“Puesto que el trigo es la piedra angular de la agricultura de las praderas y un componente esencial en las rotaciones de los cultivos orgánicos, permitir la contaminación genética del trigo devastaría la agricultura orgánica en Saskatchewan. […] Nosotros consideramos que no tenemos otra opción que iniciar una acción legal. Esto es un tema de vida o muerte para la agricultura orgánica en Saskatchewan.”
Arnold Taylor, Presidente de la Junta de Agricultura Orgánica de Saskatchewan

Las comunidades de agricultores orgánicos de Canadá están luchando contra la contaminación genética de sus cultivos. En enero de 2002, dos agricultores orgánicos de Saskatchewan entablaron una demanda judicial en grupo contra los gigantes de la biotecnología Monsanto y Aventis, en nombre de todos los agricultores orgánicos certificados de Saskatchewan. El propósito de esa acción fue conseguir indemnización por los daños y perjuicios ocasionados por la introducción de la colza transgénica de Aventis y Monsanto, y obtener asimismo una orden que impidiese la introducción del trigo transgénico de Monsanto en Saskatchewan. La demanda también pretende conseguir que las empresas se hagan legalmente responsables por la contaminación genética, así como por la invasión ilegal, negligencia y contaminación ambiental.

más información:
Sitio web de Percy Schmeiser:
www.percyschmeiser.com
Saskatchewan Organic Directorate: www.saskorganic.com

 

 

top contenido

Acciones de Documento