Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Recursos / link / mining / 10

10

  background="../publications/images/linkbg.gif" valign="top"> link
  

 

ríos perdidos, vidas perdidas

derrame de Marcopper en la isla marinduque, filipinas

corporaciones placer dome [canadá]

“Sí, puedo recordar ese día. Dos niños se ahogaron cuando ocurrió el derrame por la inundación. [...] Ese derrame fue la causa por la cual se perdió nuestra forma de vida. El río se envenenó y se volvió tóxico. Los animales solían tomar agua en el río, pero si lo hicieran ahora, mañana estarían muertos. Tenemos muchos problemas para conseguir agua para los animales. El derrame y la toxicidad del agua también afectan el riego de nuestros cultivos, y por eso ya no producen tanto como antes”.
Palabras de un residente de una comunidad sobre el desastre de Mogpog de 1993 en la Isla Marinduque.

Aguas arriba del poblado de Mogpog corre el río envenenado, multicolor por el efecto de las toxinas. En el fondo se ven los restos de uno de los muchos diques defectuosos construidos por la compañía minera Marcopper
© rod harbinson

El 6 de diciembre de 1993, el dique de desechos de la mina en el Río Mogpog en la isla Marinduque en las Filipinas fue sobrepasado por la crecida y se rompió. Un diluvio tóxico inundó el valle, sumergiendo poblados, tierras de cultivo y el poblado de Mogpog donde dos niños murieron ahogados al ser arrastrados por las aguas.

Diez años después, los residentes afectados no han recibido ninguna indemnización ni de parte de la compañía minera extractora de cobre Marcopper ni de su accionista mayoritario, el gigante minero canadiense Placer Dome. La respuesta del Banco Asiático de Desarrollo, que había facilitado a Marcopper un total de US$ 40 millones en préstamos para la mina en base a la fuerza de la garantía proporcionada por Placer Dome, fue preocuparse por recuperar su dinero e ignorar la situación crítica del pueblo de Marinduque.

ríos perdidos, vidas perdidas
El legado de ese día ha calado hondo. El río Mogpog fluye a través de un bosque tropical exuberante y de lo que una vez fueran ricas tierras de cultivo. Los residentes han aprendido a través de erupciones, úlceras, enfermedad y muerte, a mantenerse alejados de las aguas tóxicas del río, antes centro de la actividad social, fuente de alimentación y sustento. El río todavía se ve como un cóctel multicolor de desechos químicos en el que ningún ser vivo puede sobrevivir. “Este lugar era un paraíso antes de la llegada de Marcopper”, afirmó Manong Fred del poblado de Magapua, al describir cómo las inundaciones arrasaron la cocina en la planta baja de su casa y envenenaron sus cultivos.

Por increíble que parezca, el derrame no fue el primero ni el último en la isla. La bahía de Calancan había sido envenenada antes con 84 millones de toneladas de lodos de desechos mineros arrojados allí entre 1975 y 1988. Cuando la furia de los residentes locales finalmente puso fin a esta práctica (declarada ilegal en Canadá, país de origen de Placer Dome), la compañía minera comenzó a usar la veta de la mina Tapian en desuso, como forma “provisoria” de contener sus desechos, sin realizar ninguna evaluación ambiental.

En marzo de 1996, los lodos de desechos mineros comenzaron a filtrarse por un túnel de drenaje mal sellado desde la veta de Tapian hacia los ríos Makulapnit y Boac. En los cinco días siguientes, tres millones de metros cúbicos de lodos de desechos mineros obstruyeron completamente los ríos, matando todo tipo de vida acuática. Una misión de evaluación de expertos de las Naciones Unidas declaró que “los sistemas de los ríos Makulapnit y Boac han sido degradados en forma tan grave que se puede considerar que se ha producido un desastre ambiental”. El análisis del derrame tóxico reveló que Placer Dome había ignorado las normas industriales, el asesoramiento de los expertos, las leyes ambientales y las directivas gubernamentales.

las tribulaciones de la indemnización
En 1997, Placer Dome intentó esquivar a sus acreedores y sus obligaciones transfiriendo sus acciones de Marcopper a MR Holdings, una oscura compañía que registró en el paraíso fiscal de las Islas Caimanes. Posteriormente, traspasó la propiedad de todos los activos de Marcopper a MR Holdings, incluyendo los derechos mineros, con la intención de reabrir la mina una vez pasado el escándalo.

Desesperado ante la posibilidad de ver desaparecer su préstamo en indemnizaciones a las víctimas del desastre, el Banco Asiático de Desarrollo ejerció presiones para obtener su dinero de MR Holdings. Con Marcopper efectivamente en quiebra, se hace difícil llegar hasta Placer Dome y MR Holdings. En varias ocasiones, LRCKSK/ Amigos de la Tierra Filipinas ha intentado sin éxito entregar una citación a juicio en las oficinas ‘buzones de correo’de las compañías en Manila.

Los pobladores coinciden en que la primera prioridad es la rehabilitación del río. Uno de los demandantes del poblado de Candahon afirmó: “Creo que Marcopper y Placer Dome deben rehabilitar todo el daño que causaron y restaurar el río al estado en que estaba antes de que ellos llegaran. Deben indemnizar a todas las personas a las que perjudicaron”. Las demandas de los pobladores son modestas: pago por la pérdida de sus animales, cultivos y posesiones. Pero por sobre todo, sin embargo, lo que esperan es lograr la rehabilitación de su río perdido.

más información:
Amigos de la Tierra Filipinas: www.lrcksk.org
Minas y Comunidades: www.minesandcommunities.org/Company/pl acerdome1.htm

 

top table of contents

Acciones de Documento