Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Recursos / link / mining / 22

22

  background="../publications/images/linkbg.gif" valign="top"> link
  

 

dividiendo y contaminando

mina de oro yanacocha en perú

corporaciones newmont [ee.uu.] buenaventura [perú]

“Si me hubieran disparado en la cabeza me habría sentido mejor. Nada puede ser peor que ver sufrir a mis hijas y que me digan que sufren terribles dolores en sus ojos, sus espaldas, sus cabezas, cada día. ¿Qué puede decir un padre a sus hijos enfermos? ¿Cómo les puedo explicar que la mina de oro más rica del mundo que está en esa montaña no nos quiere ayudar?
Testimonio de Alfonso Charrasco, más de tres años después del derrame de mercurio que lo obligara a huir de su poblado natal junto a su familia

© sjoerd panhuysen

En lo alto de las montañas detrás de la hermosa ciudad de Cajamarca en los Andes peruanos opera la mina de oro de Yanacocha. Ya ha aplanado seis montañas y se dirige hacia su sexto objetivo, el monte Quilish. La municipalidad local se opone con fuerza a la explotación del monte Quilish, fuente de su agua potable. Los diez años vividos junto a la mina de oro más grande del continente les han enseñado una lección: “nunca más”.

La mina de Yanacocha es una mina a cielo abierto de 251 kilómetros cuadrados ubicada a 18 kilómetros de la ciudad de Cajamarca. La Corporación Financiera Internacional (CFI) del Banco Mundial ha otorgado préstamos por un total de US$ 150 millones y tiene una inversión de capital de 5% en la mina, una joint venture de Newmont (EE.UU.) y Buenaventura (Perú). Según la CFI, su participación asegura el cumplimiento de las normas sociales y ambientales más exigentes, que supuestamente hacen de Yanacocha un ejemplo de las mejores prácticas de minería. Sin embargo, según los pobladores locales, la región de Cajamarca se vería más beneficiada por inversiones en los sectores de turismo, bosques y agricultura.

Las actividades mineras, que utilizan grandes cantidades de cianuro en una región muy frágil, han contaminado las fuentes de agua, causando la desaparición de peces y ranas. Se ha enfermado el ganado, se ha contaminado el aire, y se han perdido las plantas medicinales. Todo esto ha sido confirmado recientemente, gracias a una auditoría ambiental independiente realizada por una empresa consultora colombiana.

Las comunidades campesinas que viven cerca de la mina han presentado una denuncia oficial, pidiendo financiación para limpiar el agua. También exigen una programa de atención a los reclamos y de preservación de las plantas medicinales, un programa de recuperación de peces y ranas, y la indemnización de los antiguos propietarios con tierras equivalentes y los fondos necesarios para reestablecer sus fincas. Si bien muchas de estas medidas, representan una mera fracción de las ganancias de esta rentable mina de oro, las comunidades siguen esperando. Entre tanto han exhortado al Grupo del Banco Mundial y a Newmont a detener su expansión hacia el monte Quilish. Por otra parte, el Tribunal Constitucional del Perú ha determinado que esta expansión solo se puede realizar si la corporación puede demostrar que la actividad minera no pondrá en riesgo el agua potable de Cajamarca.

una tragedia tóxica
El 2 de junio de 2000 un camión de la mina de Yanacocha vertió 151 kilos de mercurio líquido a lo largo de un tramo de 40 kilómetros de la carretera que atraviesa Choropampa y dos poblados vecinos. La gente recolectó el mercurio, creyendo que era un metal valioso. Según las estimaciones conservadoras del gobierno, más de 900 personas resultaron envenenadas. Los síntomas de envenenamiento con mercurio (irritación de la piel, dolor de cabeza, visión disminuida, problemas de riñón, dolores estomacales, etc.) surgieron pocos días después del derrame. Varias personas debieron ser hospitalizadas y una mujer quedó ciega.

El sufrimiento causado por los efectos del derrame de mercurio continúa hasta el día de hoy. Juana Martínez del Frente de Defensa Choropampa declaró: “Varios niños nacieron con dedos de menos en manos y pies. Nunca había pasado algo así en nuestro poblado antes del derrame de mercurio.” También ha habido una tasa alarmante de abortos, y los niños sufren de sangrado de nariz crónico, infecciones respiratorias, pérdida de visión y audición, migraña crónica e incapacidad de concentración.

La comunidad de Choropampa ha exigido que se realice una evaluación sobre los impactos del derrame sobre la salud, la presencia de un médico para controlar la situación y una indemnización económica por los daños de salud y las pérdidas económicas. Sin embargo, las respuestas de Yanacocha no han sido satisfactorias. En abril de 2003, la compañía publicó un informe sobre el derrame donde no se mencionan los impactos directos sobre la salud humana. La CFI estableció un proceso de diálogo prolongado que después de dos años, ha dado por resultado dos estudios que todavía no han finalizado. Mientras tanto, los habitantes de Choropampa siguen sin recibir tratamiento adecuado. Sienten el abandono y la contaminación.

comunidades divididas
Si bien el gobierno peruano aprobó una ley especial para asegurar que la mitad de los impuestos pagados por la mina se inviertan nuevamente en la región, Cajamarca se ha convertido en el segundo distrito más pobre de Perú desde el inicio de las operaciones mineras en 1993 (FONCODES). Pero mientras la pobreza rural de Cajamarca aumenta, unas pocas personas en la ciudad cosechan enormes beneficios. Esta distribución desigual de los costos y beneficios de la mina ha llevado al surgimiento de conflictos importantes y a una atmósfera general de sospecha.

El desplazamiento ha obligado a la gente a emigrar a la ciudad, donde no tienen forma de ganarse la vida, olvidan progresivamente las prácticas tradicionales y las familias pierden sus estructuras de apoyo comunitarias. Esto ha producido un aumento significativo en los índices de violencia doméstica y otras enfermedades sociales. Cajamarca tiene actualmente un nivel de prostitución en auge, las jóvenes, incluso niñas de 14 años, se venden a los mineros sin protección contra el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

En 2001, las acusaciones sacaron a luz que Newmont pagó al ex jefe de los servicios de inteligencia de Perú, Vladimiro Montesinos, para que sobornara y extorsionara a los jueces peruanos en la licitación de Yanacocha. En una grabación de video aparece Montesinos presionando a un juez para que falle a favor de Newmont. Después de la aparición de nuevas evidencias en 2003, las autoridades federales de EE.UU. han comenzado a investigar las acusaciones. Sin embargo, a pesar de tener una política de tolerancia cero frente a la corrupción, la CFI se ha rehusado hasta el momento a realizar sus propias investigaciones.

más información:
Amigos de la Tierra Internacional: www.foei.org/esp/ifi/yanacocha2.html
Coordinadora Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería: www.conacami.org.pe (español)
Project Underground: www.moles.org
Ecovida: www.ecovida.org (español)
Guarango Cine y Video: www.guarango.org
Oxfam America: www.oxfamamerica.org

 

top contenido

Acciones de Documento