Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Recursos / link / privatization / 18case

18case

  issue 107 link
enero 2005   

 

paraguay buscan privatizar el acuífero guaraní

La Cuenca del Plata, que cubre una vasta extensión, desde Brasil, Bolivia y Paraguay hasta Argentina y Uruguay, es la segunda cuenca hidrográfica más grande de Latinoamérica. Incluye además el Pantanal, el ecosistema de humedales tropicales más grande del mundo. En su totalidad, la Cuenca del Plata representa el 30% del agua dulce disponible en el planeta.

El sistema de agua subterránea del Acuífero Guaraní cubre un área de 1,2 millones de kilómetros cuadrados en América del Sur -70% en Brasil, 19% en Argentina, 6% en Paraguay y 5% en Uruguay- y es capaz de almacenar tanta agua como para satisfacer las necesidades de 360 millones de personas.

Considerando las necesidades de agua actuales – para el consumo humano, la agricultura y la industria – y teniendo en mente las demandas proyectadas, no es nada sorprendente que este inmenso reservorio de agua dulce esté empezando a atraer la atención de numerosas organizaciones, incluida la Organización de Estados Americanos, el Banco Mundial, y varias agencias de cooperación internacional con base nacional.

Tradicionalmente, la distribución y la gestión del agua en la región han constituido un servicio público. Sin embargo, existe un proceso de modificación de la estructura del marco legal, que apunta a permitir el ingreso de empresas privadas de servicio de agua. Además de esta amenaza de privatización, los recursos hídricos en Paraguay están siendo degradados y mal utilizados. Las actividades mineras y el avance del agronegocio, particularmente relacionado con las plantaciones de soja, han causado un incremento en la expropiación de los recursos naturales, la destrucción de la biodiversidad y introducción la contaminación del agua. Los gobiernos de la región están contribuyendo a esta destrucción, presionando para convertir 2100 millas del sistema regional de los ríos Paraguay y Paraná en una enorme vía fluvial industrial, la llamada Hidrovía. Este canal tiene como propósito fundamental bajar los costos de la soja para la exportación.

Enfrentados a la destrucción de las cuencas, los ríos y los acuíferos, muchos grupos de la sociedad civil en Paraguay están investigando y haciendo campaña sobre las causas subyacentes de estos problemas. Este trabajo incluye el monitoreo de las operaciones, las políticas, las estrategias y los proyectos de las instituciones financieras internacionales (IFIs) que proponen las asociaciones público-privadas como solución. Estas propuestas, en general, son totalmente inadecuadas, producto de un diseño desarrollado por técnicos que trabajan en las oficinas centrales en el Norte, sin un real conocimiento de las necesidades de la población que vive en el área afectada. En particular, son asociaciones que apuntan a generar una mayor concentración de los recursos públicos en manos privadas.

Es importante señalar que las actividades que requieren más agua –y que por tanto amenazan la calidad del acuífero- son a la vez las que más fuertemente promueven las IFIs. La deforestación masiva para hacer lugar a plantaciones de monocultivo está disminuyendo la capacidad de infiltración de las áreas de recarga del acuífero, en otras palabras, disminuye la capacidad de los suelos de absorber agua. Al mismo tiempo, los productos altamente tóxicos que se utilizan en la producción a gran escala de los cultivos de exportación – plaguicidas, herbicidas y fertilizantes- también están empezando a contaminar el acuífero. Por otra parte, las instituciones financieras internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina para el Desarrollo promueven planes de desarrollo industrial que incluyen modelos de infraestructura de gran escala, como corredores carreteros, vías fluviales industriales y mega represas. Su objetivo es crear una región industrial nueva y globalmente competitiva. Estos emprendimientos, sin embargo, implican aumentar la contaminación del acuífero y disminuir la eficacia de sus áreas de recarga.

En los hechos, un desarrollo industrial a esta escala podría estar en conflicto directo con cualquier esfuerzo potencial para introducir objetivos orientados a la conservación para la protección de los ecosistemas clave que garantizan la recarga del acuífero y mantienen su agua limpia y confiable. Podría al mismo tiempo aumentar significativamente los riesgos de cualquier proceso de privatización, ya que las IFIs implicadas indudablemente serían disuadidas de promover la conservación del acuífero a expensas del desarrollo industrial.

Sobrevivencia/Amigos de la Tierra Paraguay está generando conciencia sobre estos temas entre las comunidades y autoridades locales. Su trabajo se dirige a los legisladores locales y nacionales y también a los acuerdos regionales promovidos por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. También trabaja a nivel micro para fortalecer la capacidad de manejo del agua de las comunidades, compartiendo los ejemplos de buen manejo comunitario y de restauración de cuencas y acuíferos. Otros esfuerzos apuntan a desarrollar alternativas a los agronegocios y a seguir políticas que promuevan la salud pública y ecológica, la seguridad alimentaria y una mayor participación política.

por más información :
Sobrevivencia/Amigos de la Tierra Paraguay :

Otras lecturas:
International Rivers Network :

 

top table of contents

Acciones de Documento