Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Recursos / link / water / 17

17

  número 102 link
enero 2003   

 

La zona del río Asana donde se proyecta excavar la mina. Manifestación de la población local contra el uso del agua por la mina de Quellaveco.

Las montañas del sur del Perú son poco más que arena y piedra, excepto por los oasis verdes donde los campesinos trabajan agotadoramente para sembrar cultivos. Allí ,en una de las zonas más áridas del planeta, la empresa Minera Quellaveco proyecta extraer cobre –y utilizar 700 litros de agua por segundo, desviar el curso de un río, eliminar desechos en el lecho de un río desprotegido, y dejar una cantera con aguas muy ácidas.

Minera Quellaveco es una ‘conversión ’o emprendimiento conjunto de Anglo American (80%)y la Corporación Financiera Internacional (CFI) del Banco Mundial. La empresa minera y el gobierno peruano afirman que la mina no tendrá prácticamente ningún efecto adverso. Pero los estudios científicos ambientales sin embargo dicen lo contrario, y es claro que muchos de los impactos potenciales están asociados al agua de la zona. Debido a los precios bajos que registra el cobre actualmente y los conflictos que ya se han presentado en torno al agua, a finales de 2002 la CFI decidió "suspender temporalmente el proyecto.

La población local está sobre todo preocupada por el uso del agua subterránea. Chilota, una de las fuentes de las que la mina pretende extraer agua, es un hermoso humedal colmado de aves y mariposas. Las alpacas y llamas que pastan allí le brindan a muchas comunidades ingresos para la subsistencia. La extracción de aguas subterráneas de Chilota para la mina reducirá el nivel del agua de la zona e imprimirá cambios en el microclima. Los campesinos dicen que sus tierras no servirán para nada si la Minera Quellaveco extrae agua de allí, y muchos han declarado su oposición a vender sus tierras al bajo precio que les ofrece la empresa.

En Tala, a cinco kilómetros de la proyectada mina, la comunidad consiguió transformar una ladera pendiente en una productiva y hermosa zona agrícola. El sueño de la comunidad de volcarse a la agroecología y la agricultura orgánica se verá destruido con la llegada de la mina, que amenaza con cubrir sus campos con un manto de polvo tóxico. Además, el proyectado desvío del cercano río Asana hacia el lecho de un pequeño arroyo que cruza Tala terminará inundando sus tierras productivas.

Trabajando insertos en ese medio inhóspito durante siglos, los pobladores locales han logrado un delicado equilibrio entre la disponibilidad de agua y la demanda. Los promotores y partidarios de la mina de Quellaveco romperán ese equilibrio con su sed de ganancias derivadas del cobre,tal como seguramente romperán asimismo la cohesión social en la zona. La mina también podría interferir en los planes de un proyecto de riego largamente esperado en Pastogrande, mediante el cual se incorporarían nuevas tierras al cultivo y se mejoraría el abastecimiento de agua potable para varas ciudades aledañas. Las comunidades, ONGs, funcionarios gubernamentales y representantes de la industria piensan reunirse para discutir y resolver estos temas conjuntamente, y los pobladores locales abrigan la esperanza de que así se puedan evitar los riesgos potenciales de la mina.

ATI considera que proyectos riesgosos y dañinos como éste de la mina de Quellaveco no deben recibir ayuda financiera del Grupo del Banco Mundial. Su financiación debe contribuir supuestamente al desarrollo sustentable, algo que la actividad minera difícilmente pueda generar.

más información en:
labor-at perú: www.labor.org.pe (en castellano)
ati: www.foei.org/ifi/ffm.html
Project Underground: www.moles.org

 

 

 


actualice:

 

top table of contents

Acciones de Documento