Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Recursos / transnacionales / clashes / chad

chad

 

promesas rotas

inicio escabroso para el oleoducto chad-cameroon

exxonmobil, eu | chevron, eu | petronas, malasia

“Esta gente de la industria petrolera está apilando dinero para guardarlo en el Norte, al tiempo que somete a los habitantes de Camerún que contrata a una forma de esclavitud moderna.”
Trabajador del oleoducto Chad-Camerún

Es un viejo truco de caza. Utilizando polvo de la corteza del árbol Moabi, los pigmeos del bosque de Camerún preparan una poción para camuflarse y no ser vistos por su presa. Luego desaparecen en el bosque.

“Las plantas de banano que serán cortadas, la mandioca, el maíz, los maníes... No estamos de acuerdo con los precios que nos pagan. Realmente estamos siendo traicionados con esta indemnización.”
Poblador vecino de Bélabo.

“Estoy preocupado por el ambiente. Mirando a mi alrededor veo los ríos que se secan, los pájaros que desaparecen y la madera que se seca también. Da la sensación que aquí pronto habrá un desierto. Están cortando una gran franja del bosque que actuaba como rompevientos y nos protegía de los fuertes vientos del mar. Está claro que ahora estaremos expuestos y que muchos de nosotros tendremos problemas. Los techos posiblemente se dañen, para empezar. Nuestro sotobosque perderá la frescura que solía tener. Pero nos dicen que este proyecto tiene relevancia internacional...No tenemos forma de oponernos, tendremos que vivir con él.”
Jefe de la aldea cercana a Kribi

Los vastos conocimientos sobre la vida de las plantas y los animales del bosque fueron durante siglos la base del sustento de la tribu Baka. La continua explotación de los recursos naturales de Camerún a causa del oleoducto Chad-Camerún, terminará con la relación simbiótica entre esta gente y su ambiente. La deforestación, el reasentamiento, la contaminación y la presión sobre los recursos llevarán a estas comunidades al olvido económico y cultural.

El oleoducto de U$S 3,700 millones atravesará 1,070 km. desde Chad hasta el puerto Kribi en Camerún. Atravesará bosques tropicales, territorios pigmeos y grandes áreas en las que se producen alimentos y algodón. Los derrames de petróleo que se produzcan podrían tener enormes impactos sobre el sustento de los pobladores locales, y se estima que miles de pescadores quedarán sin trabajo. Junto con los sistemas ecológicos frágiles también se perderán medios de vida.

A fines de 1999 el proyecto parecía estar condenado a muerte, cuando dos de las compañías involucradas --la Royal Dutch Shell y TotalFinaElf-- se retiraron del consorcio, en parte --según se informara-- debido a la oposición ecologista de las comunidades y de grupos como Amigos de la Tierra. No obstante, ExxonMobil desde entonces consiguió que se sumarán la Chevron estadounidense y la malaya Petronas, y el Banco Mundial y el Banco Europeo de Inversiones aportaron al proyecto U$S 200 millones y U$S 120 millones respectivamente en el año 2000, a pesar de la oposición de los grupos activistas.

El proyecto ha tenido un comienzo escabroso. Ya fue revelado que el Presidente del Chad utilizó U$S 4.5 millones de los fondos aportados por el Banco, destinados al oleoducto, para comprar armas, en lugar de invertirlos en salud pública, educación e infraestructura vital, tal como fuera acordado. Más aún, tal como lo demuestra el informe de ATI “Promesas Rotas”, muchas de las advertencias de las ONGs respecto al proyecto se han probado acertadas, por ejemplo, los compromisos respecto a la generación de empleo y sobre indemnizaciones para los afectados están siendo ignorados.

Más información en: www.foei.org/ifi

El 9 de octubre 2003 los organizaciones internacionales participó en la jornada internacional de luto denunciaron la inseguridad e impunidad reinantes en Chad. Los bancos y Exxon celebró el oleoducto

photo: Niños pigmeos, derecho de autor: Susanne Breitkopf

 

top table of contents

Acciones de Documento