Usted está aquí: Inicio / Qué hacemos / bosques y biodiversidad / ultimos documentos / aracruz

aracruz

by admin — last modified 20/04/2007 12:20

tupinikim/guarani continúan acciones para delimitar su territorio

y Aracruz establece que "ellos no son indígenas"

Esta información fue proporcionada por "Alerta contra el Desierto Verde" (Fase Espíritu Santo) 11 Septiembre de 2006.

 

El 6 y 7 de Septiembre los Indígenas Tupinikim y Guarani del Brasil cortaron cerca de 10 hectáreas de árboles de Eucalipto en un área que tradicionalmente pertenece a ellos pero que fue invadida y explotada en los años 60 por la compañía 'Celulosa Aracruz'. Ahora, los indígenas exigen que la Fundación Nacional de Indígenas (FUNAI) y el Ministerio de Justicia tomen acciones decisivas por medio de la publicación del decreto de delimitación de 11,009 hectáreas y así, resolver la disputa por territorio con Aracruz que lleva más de 35 años.

 

En respuesta, el Señor Director Raimundo José de Sousa Lopes, actuando como representante de FUNAI, prometió enviar la demanda de los Tupinikim/Guarani incluyendo el reporte acerca del desafío que implica la reclamación de tierra y que fue elaborado por FUNAI. Este fue presentado a Celulosa Aracruz y al Ministerio de Justicia, con el objetivo de que el Ministro Márcio Thomaz Bastos pueda realizar un fallo respecto a la delimitación de territorio sin retraso alguno.

aracruz.jpg

Los Tupinikim y Guarani decidieron continuar sus acciones y "limpiaron" de árboles de Eucalipto un área de 11,009 hectáreas. Estos árboles han causado innumerables problemas a las comunidades indígenas. Las comunidades dicen que solamente quieren cortar los árboles sin moverlos del lugar para demostrar que la lucha es por la tierra la cual quieren reforestar con especies nativas y así, contribuir de nuevo con el bienestar de las comunidades. Los indígenas han prometido continuar con sus protestas hasta que se dicte un fallo y el territorio sea delimitado.

 

Celulosa Aracruz ha reaccionado públicamente a dichas acciones afirmando nuevamente, su convicción de que dicho territorio le pertenece.

Pero ahora la compañía recurrió a un argumento nuevo e inaudito: en televisión (Jornal Capixaba, 06/09/2006), el portavoz de la compañía Gessé Marques estableció que "estos indígenas no son realmente indígenas".

En otras palabras, si no son indígenas, no tienen el derecho de ocupar y exigir derechos en territorio indígena.

 

El 20 de Julio la compañía presentó a FUNAI un documento desafiante el cual sugiere que la región jamás estuvo habitada por Indígenas Tupinikim. Si lo anterior fuese cierto, significaría que los indígenas a los que FUNAI se refiere en su 4to reporte de Estudios de Territorio, no son realmente indígenas. La compañía afirma que los "supuestos" Tupinikim han perdido su cultura tradicional ya que son, entre otros, personas que votan y que ya no hablan su lengua nativa. Adicionalmente, la compañía establece que los ornamentos y las tradiciones que se mantienen tampoco les pertenecen.

 

Aracruz también establece que los Guarani no son de la región, desconociendo toda su mitología y forma de vida tradicional que los impulsó a la región de la municipalidad de Aracruz mucho antes de la invasión de la compañía en 1967. En ese entonces, los Guaranies estaban impresionados por la belleza y extensión de bosques nativos existentes, anterior a que la compañía iniciara su destrucción.

FUNAI, en su reporte antropológico acerca del reto presentado por Aracruz, niega las afirmaciones de la compañía. La institución oficial del Gobierno Federal del Brasil establece que "estas no son características externas que puedan ser aisladas para catalogar a un grupo como indígena".

 

Pero aún hay más: "la tradición no es un 'segmento congelado' y las poblaciones indígenas con las que se está tratando aquí tienen que emprender un esfuerzo inmenso para lograr adaptarse y sobrevivir como grupos indígenas mientras que al mismo tiempo se ven incorporados en el contexto regional y local". Además, "aquellos que no se adapten son eliminados". Aracruz al referirse a los Tupinikim con esa visión "romántica" de lo que implica ser indígena, les está "negando la oportunidad a las gentes indígenas del Brasil de ser tratados como ciudadanos y les está irrespetando aspectos específicos de su forma de organización política y social".

 

En otras palabras, estamos tratando con una compañía que demuestra falta de compromiso para con la sociedad multiétnica y multicultural donde los derechos de los indígenas y otros grupos tradicionales son totalmente respetados.

Y es este, exactamente, el espíritu de la Constitución del Brasil de 1988.

Es importante difundir este mensaje de irrespeto por parte de Celulosa Aracruz para con los Tupinikim y Guarani, a nivel nacional e internacional. Celulosa Aracruz está utilizando su poder político y financiero para fomentar en sus empleados y en la sociedad regional dicho irrespeto a las comunidades Tupinikim y Guarani para así manipular nuevamente, a la población y ponerlos en contra de las comunidades indígenas y su justa lucha por la defensa del territorio.

 

Al mismo tiempo, nos estamos refiriendo a un acto de desesperación de una compañía que se ha reunido y ha firmado acuerdos con la Comisión de Jefes y Líderes de los Tupinikim y Guarani, y también con la Asociación de Indígenas Tupinikim y Guarani.

 

Entonces, cómo es posible que Aracruz afirme que "dichos indígenas no son realmente indígenas"?

 

Actualizado: 27 Septiembre de 2006

Acciones de Documento