09

09/06/2011

Negociaciones de Clima de Bonn

by Mercedes Camps Gonzalez — last modified 09/06/2011 14:53

Las negociaciones de clima de las Naciones Unidas se reanudaron en Bonn, Alemania el 6 de junio de 2011. Esta sesión sigue al lento progreso alcanzado en las negociaciones anteriores en Bangkok en abril, y es esencial para impulsar la conferencia de clima en Durban en noviembre.

March of the Campesinos, cancunLas negociaciones de Bangkok se centraron en establecer la agenda de las negociaciones el resto del año y estuvieron marcadas por divisiones entre países acerca del alcance de las negociaciones internacionales de clima. En Bangkok los países desarrollados insistieron en limitar las negociaciones a la implementación de la acotada lista de temas acordados en Cancún. Sin embargo, la mayoría de los países apoyaron seguir en virtud de un plan de trabajo acordado desde 2007 (El Plan de Acción de Bali). [1]

 

Lee nuestro blog de Bonn

 

Las negociaciones de Bonn se basarán en la amplia agenda que la mayoría de los países defendió en Bangkok, pero el enfrentamiento del 'paradigma' para las negociaciones señalará más discrepancias en Bonn.

 

Los puntos de discrepancia son:

  1. El establecimiento de metas vinculantes de reducción de emisiones en base al Protocolo de Kioto
  2. Metas de reducción de emisiones actualmente sobre la mesa son insuficientes
  3. El Fondo Verde para el Clima


1. ¿establecimiento de nuevas metas vinculantes de reducción de emisiones en 2011?

El Protocolo de Kioto representa el actual modelo de derecho internacional de clima - que requiere que los países desarrollados establezcan metas vinculantes de reducción de emisiones y que las cumplan en un período de 5 años. El primer período finaliza en 2012 y se está acabando el tiempo para acordar metas para el siguiente 'período de compromiso' (2013-2017) de acuerdo con las negociaciones mandatadas, que han operado desde 2005.

 

Los países en desarrollo, en particular el Grupo de África, dejaron claro que es esencial continuar con el Protocolo de Kioto, ya que proporciona un paradigma de metas vinculantes de reducción de emisiones. Algunos países desarrollados como Rusia y Japón, han señalado que saldrán de las obligaciones legales internacionales para acordar compromisos para el período posterior a 2012. Estados Unidos también se opone a las metas vinculantes de reducción de emisiones. En lugar de negociar metas basadas en la ciencia que reflejen su aporte en el esfuerzo mundial, ahora proponen un sistema "en base a promesas" en el que cada país haga lo que decida a nivel nacional.

 

Bonn representa un momento clave en el futuro del Protocolo de Kioto. Las negociaciones de clima de Bonn deben allanar el camino para un acuerdo en Durban sobre la siguiente etapa de las metas de reducción de emisiones legalmente vinculantes. Durban es la última oportunidad de lograr un acuerdo, ya que en 2012 finaliza el primer período de compromisos. Si no hay acuerdo en Durban, el mundo puede verse enfrentado al caos climático, sin que haya un régimen internacional vigente.

 

2. ¿serán suficientes las nuevas promesas?

Los más recientes estudios científicos indican que los negociadores en Bonn estarán alejados de lo que los últimos halllazgos de la ciencia requieren si el mundo pretende detener el peligroso cambio climático. Con las promesas actuales se corre un riesgo de calentamiento de entre 2,5 y 5 grados según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Los problemas con las metas propuestas por los países desarrollados son variados: son demasiado bajas para cumplir con lo que exige la ciencia pero además están acompañadas de propuestas de "contabilidad creativa" que tienen como consecuencia reducción de emisiones solo por escrito. Asimismo el uso extendido de la compensación provocará que los países ricos trasladen la carga de reducir las emisiones a los países en desarrollo - mientras ellos no hacen prácticamente nada a nivel nacional.

 

Los análisis surgidos de Bangkok demuestran que cuando la reducción de emisiones se convirtió en montos brutos - en lugar de porcentajes- quedó claro que las promesas de reducción de emisiones de los países en desarrollo eran aún mayores de las de los países desarrollados (3.6 Gigatoneladas en los países en desarrollo comparado con 1.9 Gigatoneladas en los países desarrollados).[2] Tomadas en su conjunto, estas promesas, están muy por debajo de las 14+ Gigatoneladas que la ONU dice son necesarias para mantenerse debajo de los 2 o 1.5 grados C.

 

Asimismo, las metas de reducción de emisiones de los países desarrollados están repletas de vacíos. Las normas que están siendo consideradas actualmente no tienen en cuenta emisiones de buques ni de aviación, subestiman la reducción de emisiones de bosques y uso de tierras en países desarrollados y permite deducir los permisos de contaminación no utilizados y los créditos de compensación. Esto significa que la emisión total de los países desarrollados podría de hecho aumentar aunque sus metas 'oficiales' digan que están haciendo reducciones [3].

 

El debate acerca de estas normas, cómo pasan la carga de reducir las emisiones a los países en desarrollo o si están en línea con la ciencia será un tema de gran importancia en Bonn - en particular cuando está estipulado en la agenda un momento específico para tratarlo. [4]

3. creación del 'fondo verde para el clima’

En Cancún uno de los pocos puntos de acuerdo fue el establecimiento de un 'Fondo Verde para el Clima' (FVC) para supervisar la recolección y el desembolso de 'fondos para el clima'. Actualmente los detalles del FVC están siendo negociados por un 'Comité de Transición' (CT) que ya se reunió en México en abril y nuevamente en Bonn desde el 30 de mayo.

 

Los temas más importantes de las negociaciones del FVC incluyen el papel del Banco Mundial como fiduciario, por preocupaciones de posibles conflictos de intereses debido a su papel en el financiamiento de proyectos en base a combustibles fósiles, y su práctica de mezclar la función de banco, asesor financiero e implementador de proyecto (conocido como el "síndrome Arthur Andersen" tras la crisis financiera). Este conflicto puede verse agravado por propuestas relacionadas con traslado de personal y los empleados que integrarán el nuevo fondo, que depende en gran parte del Banco Mundial como fuente.

 

Del mismo modo, muchos observadores están preocupados de que el proceso del FVC sea ilegal. Actualmente está demasiado centrado en cuestiones técnicas y estructura - sin haber acordado cuáles deberían ser las prioridades del fondo o la escala real de financiamiento público. En Cancún, los países acordaron una "meta" para "movilizar" 100 mil millones de dólares para 2020 de "una diversidad de fuentes". Sin embargo, los países desarrollados aún deben comprometerse a un nivel de fondos públicos específico.

 

Otra pregunta importanet es qué significa realmente una asignación "equilibrada" de fondos entre adaptación y mitigación.[5] Es de esperar que en Bonn los países en desarrollo, que son los más vulnerables a los impactos del clima, presionen para que el FVC identifique necesidades y prioridades de los beneficiarios antes de diseñar estructuras para satisfacer esas necesidades.

 

Por último hay preocupación de que el FVC esté demasiado centrado en opciones de 'fondos privados' (a través de garantías de préstamos, seguros públicos u otros instrumentos de riesgo compartido) y por consiguiente corre el riesgo de poner demasiado poder en manos de intereses lucrativos. Las fallas del mercado y las distorsiones de los intereses privados son una causa estructural importante de la crisis climática y muchos países teman que un enfoque en el 'mercado privado' podría tener el efecto de financiar proyectos que son ineficaces en combatir el cambio climático pero muy efectivos en trasnferir dinero público a cofres privados. Estos países y observadores presionarán para que el FVC esté principalmente financiado a través de fuentes públicas (incluso mecanismos innovadores como Derecho Especial de Giro y el la Tasa Robin Hood).

 

 

1] Ver reciente afirmación de la importancia del Plan de Acción de Bali y del Protocolo de Kioto en el foro India-África, 25 de mayo 2011, (párr. 7), http://pib.nic.in/newsite/erelease.aspx?relid=72319

[2] Stockholm Environment Institute, “The Implications of International Greenhouse Gas Offsets on Global Climate Mitigation” (marzo 2011), www.sei-us.org/Publications_PDF/SEI-WorkingPaperUS-1106.pdf

[3] Stockholm Environment Institute, “Assessing the current level of pledges & scale of emission reductions by Annex I Parties in aggregate, AWG-KP In Session Workshop, Bonn, 2. Agosto 2010; y, Kartha, S. “How Accounting Tricks, Loopholes, and Strategic Carbon Banking Could Negate Developed Countries’ Copenhagen Pledges”, Tellus Institute Brown Bag Lunch Series, 10 de noviembre 2010.

[4] El jueves 9 de junio de 2011 según el calendario preliminar.

[5] Esta es una referencia al objetivo del fondo del documento de resultados de Cancún – ver Anexo III de 1/CP.16, http://unfccc.int/resource/docs/2010/cop16/eng/07a01.pdf#page=2.