Usted está aquí: Inicio / Qué hacemos / Justicia climática y energía / ultimos documentos / cuádruple negligencia - el gasoducto de áfrica occidental

cuádruple negligencia - el gasoducto de áfrica occidental

by admin — last modified 20/04/2007 12:50

La devastación humana y ambiental causada por las poderosas corporaciones multinacionales del petróleo en el delta del Níger no es ningún secreto. Comunidades que viven en la pobreza coexisten con llamaradas de gas tipo horno de un piso de altura, el equivalente de chimeneas disparando llamas gigantes.

Oramos a Dios en esta mañana santa para que no se descubra petróleo en nuestras comunidades. Señor, deja que el petróleo debajo de nuestras casas y fincas se vaya lejos de nosotros. Señor, evítanos los dolores, las desgracias y las enfermedades que el petróleo ocasiona a nuestros pueblos, nuestras fincas y nuestros ríos. Señor, protégenos de nuevos daños a manos de aquellos que quieren apoderarse de nuestras propiedades. Amén.”
Pastor ante una congregación cristiana en el delta del río Níger, en Nigeria.

corporaciones chevron [ee.uu.] shell [reino unido/holanda]

 

Gasoductos explosivos y con filtraciones se entrecruzan por los barrios. Los pobladores se enfrentan a la contaminación persistente del aire y el agua, además de los incontables camiones y cisternas. Estas comunidades conviven con la mugre del petróleo y los problemas de salud que conlleva, sin embargo, son sometidas frecuentemente a períodos en los que no hay gas disponible debido a la falta de capacidad de refinación del país.

 

una historia antigua
El Proyecto de Gasoducto de África Occidental (WAGP, por su sigla en inglés) tuvo su origen hace 21 años cuando la Comunidad Económica de Estados Africanos propuso la construcción de un gasoducto para el transporte de gas natural a través de África Occidental como una de sus políticas económicas clave. El Banco Mundial preparó un informe de factibilidad hace 11 años, y determinó que un gasoducto de gas natural que se iniciara en Nigeria, pasara a través de Benin y Togo y terminara en Ghana sería un proyecto factible. Es recién ahora, con el proyecto en marcha, sin embargo, que el consorcio de corporaciones petroleras y el Banco Mundial han decidido “consultar” a las comunidades locales que sufrirán el impacto de este gasoducto de 620 millas de longitud.

 

Los cuatro países involucrados ya firmaron un Acuerdo Intergubernamental para coordinar sus leyes. El consorcio petrolero (integrado por Chevron, Shell, la Nigerian National Petroleum Corporation, la Ghana National Petroleum Corporation, la Societé Benoise de Gaz y la Societé Togolaise de Gaz) ha hecho firmar todos los proyectos y contratos necesarios, y está listo para finalizar el proyecto en el 2005.

 

Ni la información disponible ni las reuniones realizadas entre el Banco Mundial y Chevron han dado respuesta a las preguntas sobre cómo se utilizará el gas. Las pocas comunidades que han oído hablar del WAGP tienen la impresión de que el gas se utilizará a nivel nacional, pero según se afirma, los usuarios finales serán las corporaciones de las minas de oro de Ghana. La Administración Bush ha promovido el WAGP de US$ 400 millones como uno de los proyectos que ayudará a África Occidental a convertirse en un futuro cercano en una fuente de petróleo y gas alternativa a la volátil región de Medio Oriente.

 

El WAGP comprende una miríada de temas. Las compañías del consorcio tienen antecedentes preocupantes de violaciones de los derechos humanos y los detalles del proyecto se manejan en forma secreta. En marzo de 2000, la organización Environmental Rights Action/Amigos de la Tierra Nigeria efectuó una consulta con comunidades, expertos y medios de comunicación de Nigeria, Ghana y Togo. Chevron y la Nigerian National Petroleum Corporation fueron invitadas pero no asistieron.


impactos ambientales
Según cifras de 1995 del Banco Mundial, Nigeria quema más gas que ningún otro país del mundo. La quema de gas produce lluvia ácida, que contribuye a nivel local a la disminución del rendimiento de los cultivos, corroe estructuras y causa impactos sobre la salud, incluso problemas respiratorios. A nivel mundial, la quema de gas contribuye al cambio climático debido al dióxido de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero que se emiten en forma permanente.

 

El gasoducto atravesará ecosistemas frágiles como humedales y manglares que sin duda alguna sufrirán la intrusión, y causará impactos negativos sobre los medios de sustento de los pobladores. Estas razones son suficientes para que los grupos de Amigos de la Tierra en África y en todo el mundo insistan en que el Banco Mundial no debe apoyar este proyecto hasta que no se discutan los temores de las comunidades locales y la potencial devastación ambiental.

 

más información :
Pipe Dreams, Amigos de la Tierra Nigeria Oilwatch y Amigos de la Tierra EE.UU.:
Amigos de la Tierra Nigeria: www.eraction.org/
Oilwatch: www.oilwatch.org
Bank Information Center: www.bicusa.org/africa/pppwgap.htm


Acciones de Documento