Usted está aquí: Inicio / Qué hacemos / justicia económica - resistencia al neoliberalismo / ultimos documentos / 2011 / Noviembre / 16 / Amigos de la Tierra Internacional: declaración de apoyo al 99%

Amigos de la Tierra Internacional: declaración de apoyo al 99%

by PhilLee — last modified 16/11/2011 11:53

Los sucesos transformadores que hoy tienen lugar en todo el mundo son fuente de inspiración y energía para Amigos de la Tierra Internacional. Desde los levantamientos populares en el Norte de África y en la Península de Arabia, a los Indignados de Europa, desde los campamentos del movimiento de los ocupantes a los movimientos estudiantiles en América Latina y el Reino Unido, la gente en todo el mundo está exigiendo justicia económica, social y política.

excom occupy edinburgh

El Comité ejecutivo de Amigos de la Tierra Internacional muestra su solidaridad con el movimiento Ocupar Edinburgo, en Octubre de 2011

Nuestra historia de campañas contra las empresas transnacionales y las políticas económicas ambientalmente destructivas, nos enseña claramente que para salvar el planeta es necesario lograr la justicia económica. 

 

Estamos convencidos de que las enormes inequidades que hoy sufre el 99% son consecuencia del sistema capitalista globalizado que subsidia a las industrias sucias e invierte en la expansión militar, en lugar de garantizar economías saludables y justas, con fuertes servicios sociales. 

 

Este sistema ha generado un legado de devastación ecológica que será traspasado a nuestros hijos y a muchas otras generaciones por venir.

 

Las luchas clave de Amigos de la Tierra Internacional por la justicia ambiental tienen lugar a nivel local. Cuando defendemos los derechos y medios de sustento de la gente en Ogoniland, en Palestina, en Irlanda o en Honduras, estamos unidos en una lucha contra la injusticia económica y la codicia de las grandes empresas. Para salvar a nuestras comunidades y nuestro medioambiente nos unimos exigiendo un cambio profundo del actual sistema económico-político globalizado.

 

En muchos lugares del mundo los pueblos están perdiendo sus medios de sustento y la seguridad social como resultado de una crisis económica en expansión. Además, mucha gente sufre los impactos de otras crisis actuales interrelacionadas: crisis alimentaria y del agua, de los bosques y la biodiversidad, energética y climática. Cada una de estas crisis es consecuencia de un sistema económico que promueve la incesante mercantilización, privatización y sobre consumo de nuestros recursos naturales comunes. Somos testigos de cómo estas crisis vienen a exacerbar las inequidades socio-económicas en todo el mundo.

 

También consideramos que las inequidades económicas crecientes al interior de nuestras sociedades están asociadas a la creciente inequidad de poder político. La gran mayoría de nosotros vive en sistemas políticos fracturados e insensibles. La influencia de las grandes empresas se ha expandido de forma tal que la mayoría de las instituciones de gobernanza nacional e internacional han sido en gran medida cooptadas por los grupos de cabildeo empresariales. Las instituciones democráticas del mundo deberían estar, por definición, al servicio de los intereses de los pueblos, y proteger por lo tanto nuestro medioambiente. Pero si nuestras instituciones democráticas no representan el bien común, si nuestras instituciones de gobernanza nacional y mundial están en cambio controladas por los intereses de las grandes empresas, entonces debemos movilizarnos en las calles para exigir un cambio del sistema. Hoy por hoy, la transformación del mundo comienza con la gente movilizándose y exigiendo un verdadero cambio del sistema.

 

No podemos esperar que el modelo de mercado globalizado que ha generado el cambio climático, la destrucción ecológica y la pobreza, resuelva los problemas que enfrentamos hoy. Debemos trabajar unidos para fortalecer la resistencia contra este sistema. Debemos trabajar para crear nuevos modelos económicos transformadores que promueven la prosperidad colectiva, la equidad social y una sustentabilidad ambiental verdadera. Estamos profundamente convencidos de que es necesario crear un sistema alternativo, cuyo núcleo sea la justicia ambiental y económica. Tenemos que crear economías que estén al servicio de la vida, no del lucro.

 

Vivimos tiempos marcados por la urgencia. Nosotros y nosotras en Amigos de la Tierra Internacional, junto a otros movimientos sociales aliados, reconocemos nuestras propias luchas en las luchas del 99%. Ofrecemos nuestra solidaridad y apoyo a ese movimiento, y nos sumamos a él de todo corazón.

 

¡Movilizarnos, resistir y transformar!

Acciones de Documento