Apóyanos

Donar

Nuestro boletín

Suscríbase ahora

Síguenos en ...

Twitter realfacebook Google+
flickr badgeyou-tube

 

 
Usted está aquí: Inicio / Qué hacemos / minería, petróleo y gas / aprenda más

aprenda más

La vida de mucha gente en las regiones más ricas del mundo depende prácticamente en su totalidad del petróleo, gas, carbón y minerales. Estos recursos son utilizados en todo, desde los alimentos a la vestimenta, pasando por las computadoras y los refrigeradores y el televisor. Sin embargo, sostener esta disponibilidad a bajo costo de los recursos que hacen posible esos niveles de vida, ha implicado enormes costos para otros.

budapest, hungary 6el problema

Instituciones tales como el Banco Mundial han presionado a los gobiernos de los países en desarrollo para que permitan el ingreso de inversos extranjeros a sus países para explotar combustibles fósiles, metales y minerales. El resultado de ello son plataformas de perforación, ductos y minas a gran escala enormemente destructivas. Estos proyectos provocan desastres ambientales, intensifican los conflictos sociales y a menudo van asociados a severas violaciones de los derechos humanos. Como consecuencia de la contaminación a gran escala de la tierra, el aire y el agua, la gente pierde sus medios de sustento y contrae problemas de salud.

 

 

Irónicamente, autorizar el acceso de las empresas extranjeras a sus combustibles fósiles, metales y minerales, y las exportaciones, generalmente no acarrea beneficios financieros para los países en desarrollo. Mientras que sus deudas continúan creciendo y sus comunidades continúan sufriendo, sólo se benefician las empresas transnacionales, las élites políticas corruptas y los consumidores ricos.

 

La solución

Si bien Amigos de la Tierra Internacional comprende que el consumo de materiales derivados del petróleo, gas y otros minerales no puede llegar a su fin de un día para otro, cuestionamos activamente los actuales patrones de producción y consumo y cómo se relacionan con las necesidades reales del mundo. Consideramos que sólo podremos lograr sociedades socialmente justas y ambientalmente sustentables si cambiamos radicalmente nuestros estilos de vida.

 

Uno de los pasos más importantes para avanzar es detener las actividades destructivas en el sector petrolero, de la minería y del gas a manos de las grandes empresas transnacionales. Los gobiernos deben responsabilizar a las transnacionales por los impactos negativos de sus actividades.

 

A medida que las preocupaciones relativas al cambio climático crecen aceleradamente, y que los impactos severos de las industrias extractivas continúan siendo una realidad, las instituciones públicas como el Banco Mundial no deberían perpetuar las economías extractivas, ni la dependencia en los combustibles fósiles. Las instituciones que utilizan fondos públicos deberían buscar inversiones que conduzcan genuinamente a mejoras en la vida de la gente y su ambiente. Resulta clave un cambio que prescinda de los combustibles fósiles y las inversiones en minería, de cara a soluciones energéticas social y ambientalmente sustentables.

 

Existe un movimiento creciente a nivel mundial que demanda el reconocimiento de los impactos negativos acumulativos de los proyectos de petróleo, minería y gas impulsados por empresas transnacionales, los cuales provocan la devastación en el Sur. Estos impactos son también conocidos como la ‘deuda ecológica’. Los gobiernos responsables y las Instituciones Financieras Internacionales necesitan reconocer su deuda ecológica, compensar a quienes se vean afectados por los perjuicios provocados, y garantizar que sus actividades se transformen en prácticas sustentables y equitativas en el futuro.

 

Qué estamos haciendo

Amigos de la Tierra Internacional, trabajando conjuntamente con comunidades en todos los continentes, tiene una larga trayectoria en la realización de campañas sobre petróleo, gas y minería. Trabajamos a nivel local, nacional e internacional para acabar con los subsidios para los proyectos de petróleo, gas y minería financiados con fondos públicos a través de instituciones como el Banco Mundial y las Agencias de Crédito a las Exportaciones. Apoyamos el derecho de las comunidades locales a rechazar y resistir las operaciones extractivas que amenazan su salud y sus medios de sustento. Desafiamos a los gobiernos del mundo a reorientar su apoyo hacia alternativas económicas que nos ayuden a transitar hacia sociedades equitativas y sustentables. Al mismo tiempo, hacemos un llamado a la gente en todas partes del mundo, a pensar desde una perspectiva crítica y creativa respecto a qué es lo que realmente necesitan consumir y producir.

 

Por favor visiten nuestra Sección sobre Cómo Participar

para ver de qué forma pueden apoyar.

Acciones de Documento