La petición realizada a través de una carta abierta, denuncia los intentos por “delegitimizar a las Naciones Unidas y debilitar el papel de los estados en la toma de decisiones a nivel internacional.

240 organizaciones de sociedad civil y 40 redes internacionales han hecho un llamado al Secretario General de las Naciones Unidas (ONU) para que ponga fin al acuerdo de asociación estratégica firmado recientemente con el Foro Económico Mundial (FEM). La petición se realizó a través de una carta abierta, en la que se condena el acuerdo por «delegitimizar las Naciones Unidas y debilitar el papel de los estados en la toma de decisiones a nivel internacional».

El acuerdo, firmado el pasado mes de junio, promete «acelerar la puesta en marcha de la Agenda de Desarrollo Sostenible de 2030» ampliando la coordinación institucional y colaboración entre la ONU y el WEF. Asimismo, el acuerdo otorga a las empresas transnacionales un acceso preferente y deferente al sistema de la ONU, a expensas de los estados y del interés público.

Este «acceso preferencial» socavaría el mandato de la ONU y pondría en riesgo su independiencia, imparcialidad y eficacia en lo concerniente a la exigencia de responsabilidades al sector privado.

«Este acuerdo firmado entre la ONU y el WEF pone de relieve una preocupante apropiación empresarial en la ONU y dirige al mundo peligrosamente hacia un control global privado y antidemocrático»

ha dicho Gonzalo Berrón del Instituto Transnacional en la presentación de la carta.

Si bien la injerencia empresarial no es nueva al interior de la ONU, los nuevos términos del acuerdo ONU-WEF asocian de manera permanente a las Naciones Unidas con las empresas transnacionales. Esto permitirá a largo plazo que los líderes empresariales pasen a convertirse en «consejeros en la sombra» de las presidencias de los departamentos de la ONU.

El Sistema de Naciones Unidas se encuentra actualmente bajo la amenaza del gobierno de los Estados Unidos y de aquellos que custionan el mundo democrático y multilateral. Sumado a esto, la privatización que se desprende de este acuerdo reducirá el apoyo público a la ONU tanto en el hemistefio sur como en el norte, dejando en una posición aún más vulnerable al sistema de Naciones Unidas.

Para evitar el desmoronamiento total, la ONU debe poner en marcha mecanismos efectivos y sistemáticos que eviten los conflictos de intereses. Asimismo, las Naciones Unidas ha de fortalecer el poder de los pueblos y comunidades, los verdaderos titulares de los derechos humanos, al mismo tiempo que ha de construir un sistema de gobierno internacional fuerte, independiente y democrático.

«Cualquier política a este respecto ha de tener en cuenta los diferentes roles del interés privado y de los titulates de derechos, por el bien e interés común»

ha afirmado Sofia Monsalve, secretaria general de FIAN Internacional.

En este sentido, todas las organizaciones y movimientos que se han sumado a la carta se comprometen a seguir luchando contra la privatización de la democracia en el mundo.

Notas:

• Lea la carta completa y la lista de firmantes  en inglésespañol y francés.

• Para consultas de los medios de comunicación, póngase en contacto con: diaz(at)fian.org