Jatrofa: el dinero no crece en los árboles, el último informe de Amigos de la Tierra Internacional, demuestra a los inversores que este arbusto, cada vez más cultivado por sus frutos oleaginosos y por su capacidad de sobrevivir en climas áridos, no cumple con las expectativas anunciadas, además de ser una falsa solución para frenar el cambio climático y crear alternativas socioeconómicas viables para los países del Sur.

Empresas europeas promocionan y publicitan la jatrofa como una inversión rentable con altas ganancias en tierras poco fértiles, pero nada más lejos de la realidad. Se han dado casos, en los que distintos proyectos se han visto abandonados, debido a que el rendimiento de su cultivo se ha encontrado muy por debajo de lo esperado. El informe destaca a las empresas de jatrofa como D1 Oils y Flora EcoPower, como ejemplos que ilustran que la viabilidad económica de la planta es altamente dudosa.

Las inversiones en jatrofa están provocando el acaparamiento de tierras en África, desplazando a campesinos y comunidades locales, a la vez que compiten con la producción de alimentos y el abastecimiento de agua.

Mariann Bassey de Environmental Rights Action/ Amigos de la Tierra Nigeria declaró: “En África, se acapara la tierra agrícola de las comunidades para dar paso a este cultivo a gran escala y los sustentos de la gente son destruidos. Los precios de los alimentos están aumentando de nuevo, y sin embargo la tierra se utiliza para cultivar agrocombustibles para vehículos. Queremos una agricultura que nos permita cultivar alimentos para la gente”.

Descarga el informe completo en inglés