Mozambique

Solidaridad internacionalista con el pueblo mozambiqueño frente a los proyectos de energía sucia

La industria del gas está asolando Cabo Delgado, en el norte de Mozambique, alimentando las violaciones de derechos humanos, la pobreza, la corrupción, la violencia y la injusticia social. Nos solidarizamos con las comunidades de Cabo Delgado que han sido desplazadas por los proyectos de energía sucia y diversos conflictos.

Repudiamos la complicidad entre los que financian los proyectos de combustibles fósiles y el gobierno mozambiqueño. Pedimos a los gobiernos de Mozambique, Reino Unido y Francia que dejen de financiar la explotación de gas en el país, y exigimos un tratado internacional vinculante fuerte y eficaz para que las empresas rindan cuentas por los abusos de los derechos humanos.

Mira / escucha

En Cabo Delgado, Mozambique, las tareas de exploración de gas por gigantescas empresas de combustibles fósiles como Shell, Eni, Exxonmobil, Anadarko, Total y otros implicarán el desplazamiento de miles de personas. El gas, el petróleo y el carbón no sólo contribuyen al cambio climático, sino que también generan pobreza, conflictos, deuda y contaminación, especialmente aquí África. Tenemos que oponer resistencia, educar, y emprender acciones legales, para mantener los combustibles fósiles bajo tierra y adoptar fuentes de energía renovables en manos de la gente.