Amigos de la Tierra Estados Unidos promueve las prácticas agrícolas sustentables a través de sus campañas contra transgénicos dirigidas a consumidoras/es, así como también a través del trabajo de incidencia en contra de la aplicación de falsas soluciones tecnológicas tales como la nanotecnología y la biología sintética.

AT Estados Unidos también fomenta alternativas sustentables a través de su campaña por las abejas que tiene por objetivo generar conciencia sobre la devastación que ha provocado la agricultura industrial y los plaguicidas tóxicos en las poblaciones de abejas. Asimismo lleva a cabo campañas a favor de soluciones agroecológicas que reducen el uso de sustancias químicas y fortalecen la biodiversidad y el hábitat de las abejas. Han generado conciencia sobre el papel que tienen los neonicotinoides en la muerte masiva de abejas y la necesidad de que haya menos sustancias químicas en el sistema alimentario. Lograron que Home Depot se comprometiera a dejar de vender plantas que hayan sido tratadas previamente con neonicotinoides.

Por más de una década, Amigos de la Tierra Estados Unidos ha sido una de las principales defensoras de la reglamentación y etiquetado de organismos genéticamente modificados (OGM). Actualmente, este trabajo implica mantener fuera del mercado y de los platos de la población a los nuevos “transgénicos enteros” que no están etiquetados (tales como el salmón y las manzanas transgénicas), mientras se incide a favor del etiquetado de los alimentos transgénicos.

En 2013, su campaña a favor de una producción de mariscos libre de transgénicos obtuvo el compromiso de más de 60 establecimientos comerciales con más de 9000 tiendas en todo el país, entre ellos Kroger, Safeway, Trader Joe’s, Whole Foods, Aldi y Target, de no vender salmón y otros mariscos genéticamente modificados. El salmón, que representa riesgos para la población salvaje de salmones y para la salud humana, probablemente sea el primer animal transgénico producido en masa que ingrese al mercado alimentario una vez que sea aprobado por la FDA, algo que se estima sucederá pronto. Pero incluso antes de que se haya aprobado, comenzamos a ver cómo el salmón es rechazado en el mercado por parte de consumidoras/es y tiendas. Las/os consumidoras/es están expresando claramente que quieren mariscos sustentables, no transgénicos.

La carne que encontramos en el centro de muchos platos también se encuentra en el centro de las mayores amenazas ecológicas y de salud pública del mundo: deforestación, destrucción de hábitats, escasez de agua, cambio climático, contaminación del agua, enfermedades relacionadas con la dieta, resistencia a antibióticos, crueldad animal intolerable y más. La campaña de AT Estados Unidos “Buena comida, planeta sano” tiene por objetivo abordar estos problemas reduciendo drásticamente el consumo de productos animales, a la vez que se aumenta el acceso y la disponibilidad de carne sustentable y proteínas orgánicas de origen vegetal en los menúes de los restaurantes y las góndolas de los supermercados. También incide a favor de mejores políticas y reglamentaciones para reducir los impactos dañinos que tiene la agricultura industrial sobre el medioambiente, el bienestar animal, la salud pública y las/os trabajadoras/es y presionar a favor de mayores inversiones públicas en una producción de alimentos más sustentable, asequible, local, justa y orgánica.

Estamos percibiendo grandes avances en las ventas de productos orgánicos y en la construcción de sistemas alimentarios locales y regionales prósperos. En Estados Unidos, las ventas de productos orgánicos crecen a pasos agigantados, mucho más rápido que cualquier otro sector del mercado alimentario. La mayor conciencia sobre las sustancias químicas y aditivos perjudiciales presentes en los alimentos convencionales y transgénicos, especialmente la carne, es lo que impulsa gran parte del aumento de la venta de productos orgánicos. Este año, la venta de alimentos etiquetados como “no transgénicos” llegó a los 5 mil millones de dólares, y este proceso se ha dado en unos pocos años. En Estados Unidos también existe un movimiento masivo a favor de la reconstrucción de sistemas alimentarios sustentables locales y regionales con más sinergia que nunca con las/os trabajadoras/es del sistema alimentario. Esto puede verse en el trabajo colaborativo entre trabajadoras/es de servicios alimentarios, defensoras/es de la agricultura orgánica, instituciones de cuidado de la salud, escuelas, trabajadoras/es rurales, y muchas otras comunidades. La gente exige alimentos saludables en todo el sistema alimentario para todas las comunidades.

Por más información (solo en inglés):
Campaña « Good Food Healthy Planet »
Video « Gardeners Beware »

Campaña en defensa de las abejas