¡Llevamos a Shell, uno de los mayores contaminadores del clima a nivel mundial, ante la justicia por provocar el cambio climático y GANAMOS! Esta es una gran victoria para la justicia climática.

El 26 de mayo de 2021, el Tribunal del Distrito de La Haya dictaminó que Shell era responsable por provocar el peligroso cambio climático. Como resultado de una demanda judicial presentada por Amigos de la Tierra Países Bajos (Milieudefensie) junto con 17 000 co-querellantes y otras seis organizaciones, el tribunal dictaminó que Shell tiene que reducir sus emisiones de CO2 en un 45 % en un plazo de 10 años. Esta sentencia histórica tiene enormes consecuencias para Shell y otras grandes empresas contaminadoras a nivel mundial.

Shell ha tenido conocimiento por años de la gravedad del cambio climático y los impactos de la explotación petrolera, y no solo ha engañado al público, sino que sigue perforando en busca de petróleo. En Nigeria, Shell continúa dejando a su paso un sendero de derrames de petróleo, quema de gas, contaminación del agua, violaciones de derechos humanos y destrucción.

En lugar de aceptar y tomar medidas para cumplir con lo que dictaminó el tribunal, Shell está perdiendo el tiempo con una apelación.

Solo nos quedan algunos años si queremos evitar que el aumento de la temperatura mundial supere los 1,5 grados y prevenir los peores impactos del cambio climático. Los pueblos en todo el mundo están tomando medidas para reducir las emisiones, pero solamente 25 empresas de combustibles fósiles y entes estatales son responsables de más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Si siguen extrayendo combustibles fósiles, nos llevarán hacia una catástrofe climática.

Amigos de la Tierra Internacional, nuestros grupos miembro y aliados están enfrentando a estas empresas en los tribunales, en las calles y en los parlamentos de todo el mundo. Necesitamos leyes vinculantes a nivel nacional y un nuevo tratado internacional para reglamentar a las empresas transnacionales con el fin de obligar a las grandes empresas a respetar los derechos humanos, mantener a los combustibles fósiles en el suelo y reducir las emisiones. Juntas y juntos reunimos el poder de los pueblos y luchamos por la justicia climática.