Amigos de la Tierra Internacional se solidariza con ATALC y los pueblos latinoamericanos y del Caribe ante asesinato del líder indígena Jehry Rivera Rivera, indígena del Pueblo Naso Bröran en Costa Rica, el pasado lunes 24 de febrero, quien durante su vida fue luchador por la autonomía indígena, enfrentando a los usurpadores de tierras de sus comunidades y también contra proyectos extractivos como lo fue el Proyecto Hidroeléctrico Diquís que les afectaba.  

Desde el pasado 23 de febrero, el Pueblo Indígena lanzó una alerta temprana ante la movilización e intromisión dentro del territorio de personas no indígenas armadas que les estaban intimidando en las comunidades indígenas de Palmira de Cabagra y Crun D´bonn en Térraba. De igual forma, estos grupos de no indígenas se dieron el derecho de establecer campamentos en otras partes del territorio indígena. El Pueblo Indígena acompañados de otros movimientos sociales, alertaron a las autoridades públicas incluyendo a la policía y al Viceministerio de la Presidencia en Asuntos Políticos y Diálogo Ciudadano.

A pesar de estas denuncias, no hubo respuesta efectiva del Gobierno, ni se hicieron cumplir las Medidas Cautelares establecidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 30 de abril del 2015 (MC 321-12-2015), a favor de los territorios indígenas de Térraba y de Salitre, para garantizarles su vida y protección integral.

El asesinato de Jehry, se suma a otro cometido el pasado 18 de marzo del 2019 contra Sergio Rojas Ortiz. En esa ocasión, también desde el Pueblo Indígena se lanzaron alertas a las autoridades nacionales por amenazas de muerte recibidas hacia Sergio y hacia los habitantes del territorio. 

El asesinato de Jehry Rivera y Sergio Rojas muestra la total indefensión en la que se encuentran los Pueblos Indígenas en sus territorios ante los atropellos que sufren a diario. La problemática que enfrentan los Pueblos Indígenas se extiende a varias zonas de Costa Rica.

Nos sumamos a las demandas de los Pueblos Indígenas y organizaciones sociales costarricenses para que el gobierno de ese país cumpla con el proceso de afirmación territorial autónoma (saneamiento territorial) e implemente las medidas cautelares establecidas por la CIDH. Del mismo modo y en forma urgente, debe encontrar y juzgar a los responsables materiales e intelectuales de estos dos crímenes. Del mismo modo, alertamos sobre la criminalización que están sufriendo movimientos indígenas (como el Frente Nacional de Pueblos Indígenas) y sociales que denuncian estos atropellos.  

Creemos que únicamente mediante la lucha contra la impunidad y el cumplimiento estricto del derecho a la autonomía de los pueblos indígenas en Costa Rica, es posible evitar que estos se repitan.

A la comunidad internacional, a las organizaciones y movimientos sociales de América Latina y el Caribe y de diferentes partes del mundo les llamamos a denunciar el asesinato de Sergio Rojas y Jhery Rivera, y a mantenernos en alerta permanente frente a la injusticia que sigue acompañándose de la impunidad hacia nuestros pueblos.

Imagen: Radio Temblor