Amigos de la Tierra quisiera invitarte a que te sumes al creciente movimiento para enfrentar y superar las amenazas planteadas por el cambio climático. Estas amenazas son grandes, reales y urgentes, pero no imposibles de vencer.

¡Únete a la revolución energética!

 

Necesitamos de forma urgente una transformación drástica de nuestras sociedades, nuestros sistemas energéticos y de alimentación y de nuestras economías. Disminuir las temperaturas a nivel mundial no solo tiene el objetivo de proteger el medio ambiente, sino que se trata de la supervivencia y el bienestar de las personas de todo el mundo, como tú.

En diciembre de 2015 se celebrarán las negociaciones de las Naciones Unidas sobre cambio climático en París, Francia. Representantes de gobiernos de todo el mundo se reunirán para negociar y está previsto que aprobarán un nuevo acuerdo internacional sobre clima para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados.

Durante este año y posteriormente, presionaremos a nuestros gobiernos para que adopten medidas urgentes y adecuadas, que se correspondan con las exigencias de la ciencia y la justicia. Seguiremos sumando cada vez a más personas para lograr los cambios reales que se necesitan para transformar un sistema energético basado en los combustibles fósiles que promueven las empresas en un sistema de energía limpia y renovable controlado por los ciudadanos.

Ya se están implementando una serie de ideas y experiencias (en manos de los ciudadanos) en todo el mundo. Debemos reunir la voluntad política para que estas ideas funcionen a la escala necesaria para que todos nos beneficiemos.

Nuestra visión del mundo reconoce la necesidad de vivir dentro de los límites naturales de nuestro planeta y de garantizar el respeto de los derechos humanos de todos, incluidos los de los Pueblos Indígenas, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores.

Necesitamos rechazar las soluciones rápidas a esta crisis. Debemos rechazar las soluciones que se basan en el mercado y que generan ganancias para algunos, mientras que hacen muy poco por resolver realmente los problemas. Algunas falsas soluciones, como la compensación de carbono o la geoingeniería, simplemente desplazan el problema, dañan el medio ambiente de otra forma, perjudican a las personas o simplemente no han sido debidamente probados.

Muchos de nuestros líderes basan sus decisiones en la presión de las organizaciones internacionales influidas por las empresas, los intereses arraigados de los más poderosos o el statu quo neoliberal. Sin embargo, el equilibrio de poder puede cambiar y lo hará. Las personas de todo el mundo están dispuestas a defender sus viviendas, sus comunidades, los derechos humanos y el medio ambiente. Las personas del mundo nos están uniendo para decirle a los líderes políticos que necesitamos una transformación real y que procuraremos lograrla incansablemente en las negociaciones de la ONU en París, en 2016 y después.

París es apenas el comienzo, una oportunidad de comenzar a vincular nuestras demandas de justicia, igualdad, alimento, trabajo y derechos y de fortalecer el movimiento de una forma en que obligará a los gobiernos a escucharnos y a actuar en defensa de los intereses de las personas y no de los intereses creados de las élites. París nos catapultará a 2016 como un año de acción en que las demandas de la población y las soluciones de la población ocuparán un lugar central.

Seguiremos con nuestras luchas a nivel local, nacional, regional y mundial para garantizar que las personas se encaminan a la transformación de nuestra sociedad.

 

Únete a nosotros