La pandemia de la COVID-19 es la mayor crisis sanitaria y económica de esta generación. Algunos gobiernos están tomando medidas extraordinarias para luchar contra la pandemia con el fin de salvar vidas, proteger las fuentes de empleo y evitar catástrofes económicas. Pero el poco conocido sistema de solución de controversias inversionista-Estado, o ISDS, incluido en muchos tratados comerciales, podría presionar a los gobiernos para que den marcha atrás con respecto a las medidas de interés público o se atengan a pagar millones de dólares a las empresas en concepto de indemnización.

El ISDS le permite a las empresas extranjeras demandar a los gobiernos por las medidas que supuestamente afectan sus ganancias y llevarlos a arbitrajes para que cubran las pérdidas económicas. Es posible que surjan casos de ISDS a causa de las respuestas de los gobiernos ante la pandemia de la COVID-19, como las restricciones que exigen que las empresas cierren, el uso de hospitales privados, hacer que los medicamentos y análisis sean asequibles y la reestructuración de la deuda.

Más de 600 organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo se reunieron para difundir los siguientes reclamos:

1. Suspender todos los casos actuales de ISDS durante la crisis de la COVID;

2. Poner fin a los tratados comerciales que incluyan cláusulas de ISDS;

3. Suspender la firma de todo acuerdo futuro que incluya el sistema ISDS.

Si trabajamos de forma conjunta, podemos garantizar que los fondos públicos se mantengan fuera de las manos de las empresas privadas, y que en su lugar se destinen a dónde más se necesita: a la protección de los pueblos ante la pandemia de la COVID-19.

Leer la carta completa.