Esta campaña tiene como objetivo desacreditar los instrumentos financieros, tales como los mercados de carbono, que se presentan como soluciones a la crisis climática y la pérdida de biodiversidad, pero que en realidad tienen impactos ambientales negativos.