Junto a las comunidades amenazadas por el fracking (fractura hidráulica, en castellano), Amigos de la Tierra Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte está luchando para evitar la peligrosa extracción de gas de esquisto.

 

«Tengo el firme propósito de luchar contra el fracking ya que conozco los riesgos y la amenaza que representa para mi comunidad. Si perdemos aquí en Lancashire, las empresas de energía se sentirán incentivadas a solicitar permisos para llevar a cabo operaciones de fractura hidráulica en todo el país. Esto afectaría a miles de personas y pondría en riesgo nuestro medioambiente».

Barbara Richardsondel grupo Roseacre Awareness

La tenacidad de la población local y los/as activistas de campañas de todo el Reino Unido ha mantenido a raya a la industria del fracking desde el año 2011.

La población de Lancashire ha encabezado la campaña a nivel local para proteger del fracking a las comunidades. Estos esfuerzos extraordinarios han obtenido respaldo en todo el país y han ayudado a mantener el Reino Unido libre de fracking, a pesar del apoyo incondicional que el gobierno británico le brinda a esta industria.

«A través de este movimiento descubrimos que tenemos una comunidad y el respaldo es cada vez mayor. Tenemos una red increíble de grupos unidos pero autónomos por todo Lancashire y el Reino Unido y vínculos con grupos y particulares de Escocia, Irlanda y Canadá».

Ian Roberts, presidente de Residents Action on Fylde Fracking

Amigos de la Tierra Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte ha brindado asesoramiento legal y experticia, y ha iniciado causas judiciales en nombre de las comunidades para impugnar las decisiones del gobierno británico. También colaboraron con equipamiento de monitoreo para registrar los cambios en la calidad del aire y el ruido y proporcionaron materiales y capacitación.

The moment Lancashire County Council rejected Cuadrilla's application to frack at Preston New Road in Little Plumpton, Lancashire. Local residents, Friends of the Earth and anti-fracking protestors outside Lancashire County Council (County Hall), Preston, 24 June 2015.

En el momento en que el Consejo del Condado de Lancashire rechazó la solicitud de Cuadrilla para frack en Preston New Road. Imagen: © Amelia Collins/ Friends of the Earth England, Wales and Northern Ireland.

La campaña contra el fracking se llevó al nivel nacional, y se puso la mira en el gobierno del Reino Unido,  enlenteciendo los avances de la industria. En 2015, el consejo del condado de Lancashire votó a favor de prohibir el fracking en Preston New Road – pero el gobierno británico revocó el fallo y autorizó finalmente esta práctica en julio de 2018.

«Súmate a nosotros/as y a lucha contra el fracking con todas tus fuerzas. Pasar por alto este problema sería demasiado costoso para nuestra salud y bienestar y el del planeta».

Barbara Richardson

A medida que la maquinaria llegaba a Preston New Road, las movilizaciones se intensificaron. Cientos de personas, grupos religiosos, sindicatos, agricultores y familias llevaron a cabo manifestaciones masivas. El proyecto está retrasado, principalmente debido a la oposición cotidiana de la población local que se manifiesta al lado de la ruta y los cientos de personas que viajan hasta el lugar para apoyarles.

Police guard the fracking site at Preston New Road, Preston, Lancashire

La policía protege el sitio de fracking en Preston New Road, Lancashire. Imagen: © Jamie Peters/ Friends of the Earth England, Wales and Northern Ireland.

El gobierno propuso autorizar la fractura hidráulica en Inglaterra por la vía rápida, convirtiéndolo en un “desarrollo permitido”,  lo que eliminaría el requisito para las empresas de solicitar un permiso a las autoridades de ordenamiento territorial del Consejo. Amigos de la Tierra Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte continúa acumulando fuerzas y presiona para que el gobierno deje de lado esta propuesta, mediante la cual el fracking estaría regido por las mismas normas de ordenamiento territorial necesarias para construir un cerco.

«Una vez que te subes a este tren te das cuenta de que la justeza de nuestra causa te infunde la firme voluntad de seguir, y también te darás cuenta de que la gente que te acompaña en el tren son personas maravillosas e inspiradoras. Encontrarás una comunidad diversa con valores reales y un sentido común de justicia».

Ian Roberts 

Alrededor de 40,000 personas firmaron una petición para exigirle al gobierno que le permita a los consejos locales tomar decisiones de ordenamiento territorial respecto del fracking y no permitir que las empresas de esta industria perforen el suelo sin tener que solicitar permisos.

Campaigners from Lancashire, joined by Greenpeace and Friends of the Earth, outside the Home Office DCLG building after delivering the petition of over 180,000 signatures to Downing Street. They are calling on the Government to respect Lancashire’s decision to reject fracking. Pictured: (left to right) - Rose Dickenson, Hannah Martin, Claire Stephenson, Gale Hodson, Gina Dowding (Lancashire County Councillor), Cat Smith (MP) and Gordon Marsden (MP) outside the DCLG building

Activistas de Lancashire y Amigos de la Tierra fuera del Departamento de Interior del edificio de Comunidades y Gobierno Local, después de entregar una petición de más de 180,000 firmas pidiendo al Gobierno que respete la decisión de Lancashire de rechazar el fracking. Imagen: © Chris Ratcliffe/ Greenpeace.

Barbara Richardson vive en Roseacre, a solo 500 metros de otro sitio de fractura hidráulica propuesto por la empresa Cuadrilla. Cuanto más aprendió sobre el fracking, más se horrorizó de los impactos, no solo para su comunidad, sino para todo el Reino Unido.

Barbara Richardson, Roseacre resident and a primary school teaching assistant, at the end of her driveway, which is the proposed Roseacre fracking site.

Barbara Richardson al final de su camino de entrada, que es el sitio propuesto de fracking de Roseacre. Imagen: © Amelia Collins/ Friends of the Earth England, Wales and Northern Ireland.

«El fracking llevará a nuestro hermoso Lancashire y sus comunidades a la devastación, a la destrucción de nuestro turismo y las industrias agrícolas y conllevará riesgos para nuestra salud y las aguas subterráneas. Sin mencionar que seguiremos dependiendo de los combustibles fósiles y los terribles impactos que esto tendría para el cambio climático».

Ian Roberts

Ian vive a pocos kilómetros de Barbara, en Saint Anne´s. Su comunidad se unió a la de Barbara y siete otras más para formar el grupo  Frack Free Lancashire, que presenta peticiones a las autoridades gubernamentales y lleva a cabo campañas contra la fractura hidráulica. También se vinculan con grupos y redes de campañas nacionales e internacionales para difundir ampliamente el mensaje contra la fractura hidráulica.

«Espero ver que la industria del fracking sea prohibida en todo el mundo y que nos apartemos y prescindamos por completo de los combustibles fósiles, y nos encaminemos hacia un futuro energético limpio y sustentable».

Ian Roberts

Imagen principal: © Amelia Collins/ Friends of the Earth England, Wales and Northern Ireland