Amigos de la Tierra Internacional condena y repudia enfáticamente el golpe de Estado llevado a cabo contra la administración del presidente  Evo Morales en Bolivia. La ola de violencia incitada por la derecha fundamentalista, misógina  y racista,  con el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía bolivianas, que desencadenó la actual crisis democrática, forzó la renuncia del Presidente Evo Morales en lo que se configura como un golpe de Estado.

Este golpe ha echado por tierra la democracia del Estado Plurinacional de Bolivia. Manifestamos nuestra postura con claridad pues la defensa de la democracia, la soberanía popular, la paz y los derechos humanos son principios que nos unen en todo el mundo.

Nos unimos a Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC) y a todos los movimientos de América Latina para rechazar el golpe de Estado, y solidarizarnos con el pueblo boliviano. Como parte de este movimiento de solidaridad, La Via Campesina ha hecho una mención especial al rol que jugó Bolivia en la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos. La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Americas (CSA) hizó hincapié en que Morales y el Vice Presidente García Linera  “tomaron la decisión de renunciar al cargo para evitar un derramamiento de sangre”. 

Nos preocupan profundamente las continuas violaciones de derechos humanos que siguen ocurriendo a pesar de la renuncia de Evo Morales, que han creado un vacío de poder y preparado así el camino para la apropiación del Estado de Bolivia por parte de la auto elegida, racista y fundamentalista Jeanine Áñez.

Denunciamos a varios actores nacionales y extranjeros, liderados por los comités cívicos empresariales y la oligarquía nacional, que pusieron en marcha un plan desestabilizador de la democracia en Bolivia con persecuciones y manifestaciones racistas abominables, amenazas y hostigamiento.

Exigimos el respeto irrestricto de los derechos humanos de todos/as los/as bolivianos/as. Estamos en alerta ante la lluvia de denuncias de violencia que se ha desatado contra la población civil, los miembros de organizaciones sociales, periodistas y representantes del gobierno de Morales, sus familiares, y dirigentes y militantes de los movimientos sociales, entre otros. La suspensión del Estado de derecho producida por un Golpe de esta naturaleza inviabiliza cualquier derecho fundamental, empezando por el más básico, el derecho a la vida.

Llamamos a los movimientos y procesos sociales y políticos de todo el mundo a manifestarse contra el golpe de Estado, a condenar enérgicamente esta nueva atrocidad contra la autodeterminación del pueblo boliviano

En la lucha por la emancipación de los pueblos desde la concepción de la justicia ambiental, social, económica y de género, seguimos en pie de lucha contra el imperialismo en cualquiera de sus manifestaciones, y no descansaremos hasta lograr el restablecimiento de la democracia en Bolivia y las garantías para nuestras/os compañeras/os que hoy están siendo amenazadas/os por la derecha fascista del continente.

La defensa de la democracia, la paz, la soberanía y la autodeterminación de Bolivia, en base a los derechos de sus pueblos y sin ninguna injerencia externa, no admite demora.  Repudiamos el Golpe  en Bolivia y llamamos a la comunidad internacional a hacer lo mismo y velar por el restablecimiento urgente del Estado de Derecho.

Nos solidarizamos con el pueblo boliviano.

Imagen: http://www.granma.cu