ÁMSTERDAM, 17 de Diciembre de 2020 – El modelo de negocio de una de las petroleras más grandes del mundo, Shell, pende de un hilo tras la finalización en La Haya de las vistas del juicio sobre la compatibilidad del negocio del gigante del petróleo con los objetivos climáticos.

Se está ahora a la espera de la sentencia sobre Shell, uno de los 10 grandes contaminantes climáticos del mundo (1), después de que los abogados de Amigos de la Tierra Países Bajos hayan finalizado la exposición de sus argumentos, tras cuatro días de vistas públicas en este histórico pleito climático. De prosperar, el juez exigiría a Shell que cumpla con los objetivos climáticos globales y reduzca sus emisiones en un 45% para 2030.

Hace décadas que Shell sabe que sus acciones provocan cambios climáticos, y no ha tomado medida alguna (2); el 95% de sus inversiones sigue dirigido a los combustibles fósiles, y prevé ampliar su producción petrolera en un 22% para 2030 (3). Anne Chatrou, una de las codemandantes con Jóvenes Amigos de la Tierra Países Bajos, hizo unas potentes declaraciones finales en nombre de los jóvenes de todo el mundo, urgiendo a Shell a dar la talla: “Las decisiones y acciones que se tomen esta década marcarán nuestro futuro,” declaró.

Este caso excepcional no busca compensación, sino forzar a Shell a modificar su modelo de negocio que, según los letrados, no está en línea con el Acuerdo de París. Esto tiene unas consecuencias potenciales significativas para el clima y para la industria de combustibles fósiles en general. Dada su importancia, el Tribunal de Justicia de los Países Bajos ha otorgado un estatus especial a este caso, a fin de acelerar el proceso legal y hacerlo más público de lo normal. Se espera que el juez dicte sentencia el 26 de mayo 2021.

Donal Pols, director de Amigos de la Tierra Países Bajos, afirma:

“Iniciamos este proceso porque estamos convencidos de que, como sociedad, podemos evitar peligrosos cambios climáticos si todo el mundo asume su responsabilidad – en particular los grandes contaminadores, empezando por Shell.”

El abogado Roger Cox añade: 

«Cuando vemos que muy pocos de nuestros argumentos han sido disputados, me siento muy esperanzado en cuanto al resultado del litigio. En estos cuatro días de vistas hemos dejado patente que Shell tiene la responsabilidad de enmendarse, de garantizar un futuro seguro para nuestros hijos y un presente más seguro para la gente de todo el mundo. Estamos convencidos de que el tribunal estará de acuerdo.”

Sara Shaw, coordinadora del programa de Justicia Climática y Energía de Amigos de la Tierra Internacional, declaró: 

“En todo el mundo, la gente que sufre a manos de la polución y las repercusiones climáticas de Shell está esperando ver si se hace justicia. Pensamos que, tras haber escuchado pruebas abrumadoras de la responsabilidad de Shell en la contribución a la crisis climática, el juez dictaminará en favor de la gente. Este caso debe marcar el principio del fin para los enormes contaminadores del planeta que ignoran sistemáticamente los objetivos climáticos. Esperamos que este caso sea el catalizador de una ola de litigios climáticos que hagan rendir cuentas a otras compañías y pongan fin a la era de los combustibles fósiles.”

Amigos de la Tierra Países Bajos, con el apoyo de 17.379 codemandantes holandeses y de más de un millón de personas de todo el mundo (4), ha argumentado en el tribunal que Shell está violando su deber de cuidado y que representa una amenaza para los derechos humanos, ya que socava a sabiendas las posibilidades del mundo de mantener el calentamiento por debajo de 1,5°C. Específicamente, acusan a Shell de violar los Artículos 2 y 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos: el derecho a la vida y el derecho a la vida familiar. (5)

Este caso se basa en argumentos legales parecidos a los del histórico caso climático de Urgenda contra el Estado de los Países Bajos en 2019, en el que el tribunal de apelaciones de este país sentó precedente al dictaminar que el fracaso en cumplir con las metas en materia climática representa una violación de los derechos humanos. El tribunal ordenó al Estado de los Países Bajos reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero al menos un 25% antes de fines de 2020. 

Referencias y notas para editores:

Pueden encontrar fotos de gran calidad del pleito aquí.

(1) “The Carbon Majors Database CDP Carbon Majors Report” (2017)

(2) “Smoke and Fumes: The Legal and Evidentiary Basis for Holding Big Oil Accountable for the Climate Crisis” (Nov 2017), CIEL.

(3) “Big Oil Reality Check: Assessing Oil and Gas Company Climate Plans”, OCI (Sept 2020) 

(4) Con 17.379 co-querellantes y seis organizaciones: ActionAid, Both ENDS, Fossielvrij Países Bajos, Greenpeace Países Bajos, Jóvenes Amigos de la Tierra Países Bajos y Waddenvereniging.

(5) “Artículo 8: Respeto a la vida privada y familiar”, Comisión de Igualdad y Derechos Humanos.

Comunicado: La respuesta de Shell a la citación judicial en el marco de histórico caso demuestra que se siguen negando obstinadamente a dejar de destruir el clima.

El 5 de abril de 2019, Amigos de la Tierra Países Bajos presentó una citación judicial a Shell para obligarla jurídicamente a que deje de destruir el clima, en nombre de más de 30.000 personas de 70 países.

Resumen de la citación.

Citación judicial completa, traducción no oficial al inglés del original en neerlandés.

Entrevista de radio con Roger Cox, abogado principal de la demanda de Amigos de la Tierra contra Shell.

Escrito judicial enviada a Shell el 4 de abril de 2018.

Respuesta de Shell al escrito judicial el 28 de mayo de 2018.

Contactos para los medios:

Para mayor información, material fotográfico o de video y solicitudes de entrevistas, por favor llamar o enviar un correo electrónico a:

  • Arjan de Boer, Encargado de prensa, arjan.de.boer@milieudefensie.nl, +31 6 22 39 88 87
  • Amigos de la Tierra Internacional, press@foei.org, +31 6 51005630
  • Amigos de la Tierra Países Bajos/Milieudefensie, persvoorlichting@milieudefensie.nl, +31 205 507 333