En diciembre de 2022, en Montreal (Canadá), 196 Estados se comprometieron a tomar medidas urgentes para detener e invertir la pérdida de biodiversidad, firmando el Marco Mundial para la Biodiversidad (MMB). Esto supuso un logro histórico para el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, pero ¿es el Marco realmente adecuado para su propósito?

La respuesta es ambigua. Ciertos elementos y objetivos pueden resultar eficaces para garantizar el respeto de los derechos de las comunidades locales y la protección de los ecosistemas y la biodiversidad. Por otro lado, otros elementos han abierto la puerta a una mayor cooptación corporativa, a violaciones de los derechos humanos y al lavado verde, lo que supone una amenaza para las mismas cosas que el MMB pretende proteger.

En este análisis, desglosamos lo bueno, lo malo, lo que falta e incluso nuestros sentimientos encontrados sobre el MMB y sus objetivos. Estas fichas también proporcionan una guía accesible sobre cómo utilizar los elementos del MMB para ganar batallas a nivel nacional y local en cuatro aspectos clave del Marco: los derechos humanos y los derechos de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales como elementos centrales para la protección y conservación de la naturaleza y la biodiversidad en todo el mundo; la regulación de las empresas transnacionales; la agricultura industrial y la amenaza constante que suponen las industrias agroalimentarias y biotecnológicas; y la conservación de los ecosistemas y las especies.

Descargue las fichas individuales o el conjunto completo en esta página para obtener más información.